Herman Cornejo, el ave fénix de la danza