Después de 23 años, dos fans le devolvieron a McCartney su diario

El diario, que empieza en 1970, tiene un inmenso valor pues incluye anotaciones manuscritas con detalles de la vida íntima del ex Beatle
(0)
13 de mayo de 2003  • 09:15

ROMA.- El ex beatle Paul McCartney recuperó un diario personal que le robaron en 1980 dos hermanas italianas y fans, que lograron penetrar en su casa en Londres mientras se estaban realizando unas obras.

Arrepentidas, las dos seguidoras y cantantes, aprovecharon la estancia en Roma del músico británico para devolverle el objeto, una agenda con tapas rojas, según explica hoy el diario romano "La Repubblica".

El diario, que empieza en 1970, tiene un inmenso valor pues incluye anotaciones manuscritas con detalles de la vida íntima de McCartney sobre su fallecida esposa Linda, sus hijos y la separación de los Beatles.

Bajo el título "The Langham diary 1970", en sus páginas blancas hay anotaciones de encuentros, dibujos de manos infantiles, aniversarios, cumpleaños y el día en que Paul se reunía con la prensa para lanzar su disco como solista y dejar los Beatles.

Las dos hermanas autoras del robo, Francesca y Paola De Fazi, consiguieron entrar ayer en el hotel donde se alojaba McCartney y, superando todos los controles de seguridad, alcanzaron el ascensor donde estaba en ese momento el cantante, al que devolvieron en mano el diario.

Según el relato de las jóvenes, el ex beatle les llamó "traviesas" y tras reconocer la agenda como suya obsequió con un autógrafo de recuerdo a las jóvenes que a su vez le regalaron un disco con sus propias canciones.

"Pensamos que era una buena idea devolverle su diario", dijeron.

El robo se produjo cuando Francesca y Paola, entonces unas adolescentes, pasaban unas vacaciones en Londres y se acercaron a visitar la casa del ex beatle.

Aprovechando que las puertas estaban abiertas y que había cierta confusión en la casa a causa de las obras de rehabilitación, las dos hermanas llegaron hasta la cocina y allí encontraron el diario sobre una mesa.

Durante los años que lo tuvieron pensaron en la posibilidad de venderlo, pero eso no era posible sin que el cantante hubiera certificado su autenticidad.

Por ello, aprovechando la visita del ex beatle a la Ciudad Eterna, optaron por devolvérselo a su legítimo dueño.

McCartney ofreció el último sábado un concierto en el Coliseo de Roma para unas trescientas personas que habían comprado las entradas en una subasta por internet llegando a pagar hasta 1300 euros.

Al día siguiente otra actuación, esta vez gratuita, reunió a cerca de medio millón de personas en la avenida de los Foros Imperiales.

Fuente: EFE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.