Globos de Oro 2018: una noche que demostró la fuerza del poder femenino en Hollywood