Televisión. La dulce satisfacción del hate-watching