Homenaje de lujo al Teatro Colón

Daniel Barenboim se presentará este domingo al frente de la Staatskapelle Berlin, en el Luna Park
(0)
29 de mayo de 2008  

Siempre asociado a grandes ocasiones y hechos artísticos inolvidables, esta nueva presencia del genial Daniel Barenboim y su prestigiosa Staatskapelle Berlin (la Orquesta Estatal de Berlín) en la escena musical argentina, con programas ambiciosos en cuatro fechas de conciertos para el Mozarteum Argentino, representa, sin lugar a dudas, el punto culminante de la agenda local. A este acontecimiento se suma, además, la feliz iniciativa del Mozarteum (con el patrocinio del gobierno de la ciudad de Buenos Aires) de rendir su tributo al Teatro Colón de la mano de estos intérpretes de lujo -el mayor genio musical de la actualidad dirigiendo uno de los organismos sinfónicos más distinguidos del mundo-, con un concierto extraordinario el 1° de junio en el Luna Park, destinado a convertirse en el mayor homenaje que se le tributará al Teatro Colón en su centenario.

En la velada se escucharán la obertura de Los maestros cantores de Nuremberg , el "Preludio y muerte de amor" del Tristán e Isolda de Wagner y la Sinfonía N° 5 de Mahler. En una entrevista telefónica desde Brasil, Daniel Barenboim habló sobre las obras y los compositores para LA NACION.

Tensión y ambigüedad

-Para muchos melómanos usted es considerado el intérprete ideal para el Tristán . Con esta obra, ha marcado hitos artísticos e incluso políticos. ¿Por qué precisamente el Tristán ?

-Porque el Tristán no es solamente una obra maestra. Además de su valor musical y artístico en el sentido más amplio de lo que es una ópera, es una obra clave en el desarrollo de la música: Bruckner, Mahler, Schoenberg y todo lo que vino después. En ella, Wagner llevó el cromatismo a un punto al cual nunca se había llegado. El cromatismo no es solamente un atributo puramente musical, es lo que le da a la música un sentimiento de ambigüedad en el mejor sentido de la palabra, porque en un desarrollo cromático cada acorde disonante abre diversas posibilidades de resolución. El famoso acorde del segundo compás del Tristán contiene tensión por las tantas alternativas posibles para resolver con diferentes soluciones armónicas. Eso crea una sensación de tensión acumulada que nunca decae, y es esa tensión lo que, en definitiva, vuelve loca a la gente con esta música.

-La clave del universo sonoro del Tristán está entonces en la comprensión de esos procedimientos cromáticos...

-Cuando uno habla de ambigüedad en la vida puede implicar una falta de decisión. En el mundo sonoro, en cambio, la ambigüedad no significa no saber, sino crear la expectativa de poder ir en diferentes direcciones, darle al oyente la sensación de que la música puede tomar rumbos distintos.

-¿Cómo se condice el estatismo escénico del Tristán con la inestabilidad tan movilizadora de la música? ¿Resulta esencial a la obra marcar ese contraste?

-Tanto lo que se narra psicológicamente como lo que sucede con el movimiento de la música, todo transcurre en un plano muy interior. Lo que sucede es que el Tristán es muy difícil de poner en escena. Yo he tenido siempre la fortuna de trabajar con grandes régisseurs, pero el último que hice en La Scala con Patrice Chéreau demostró que hay una compatibilidad y entendimiento profundo entre los componentes de la narración psicológica y literaria-teatral con los de la narración musical.

-Ya que menciona este famoso Tristán con una gran orquesta italiana, ¿qué opinión le merecen las teorías sobre la predeterminación de las nacionalidades para ciertos repertorios?

-La música alemana tiene características especialmente alemanas; así como la música italiana tiene características italianas, y la francesa, la rusa, etcétera Es evidente que hay que buscar lo que es específico de alemán, italiano o francés, pero eso no quiere decir que sólo un alemán puede ser un buen intérprete de Wagner. En el mundo de los pianistas, uno de los más grandes intérpretes beethovenianos fue Claudio Arrau, que nació en Chile. ¿Qué haría alguien como Zubin Mehta viniendo de la India o yo mismo, de la Argentina? Claro que una orquesta como la Staatskapelle, además de todas las otras cualidades que posee, tiene la ventaja de haber incorporado los elementos de este repertorio desde que empezó (en el siglo XVI). Entre sus directores figuraron gente como Mendelssohn y Strauss, que tuvieron una influencia realmente enorme en el desarrollo de la música en Alemania, de manera que diría que esta música es más natural para ellos.

-La otra obra del homenaje al Colón en el Luna Park ( Los maestros cantores de Nuremberg ) está lamentablemente asociada a la idea de ser la obra preferida de Hitler. Si bien esto no modifica su contenido musical, representa una carga para la obra. ¿Cómo se despoja a una obra de arte de una vinculación política de tanto peso histórico?

-Ese peso no está en nada de su contenido, sino en la percepción, que por supuesto es un hecho verdadero. Para mí lo importante no es que Los maestros cantores haya sido una obra favorita de Hitler. Lo difícil para mí es comprender que un monstruo, capaz de matar a tantos millones de personas, pudiera sentirse emocionado con la música. ¿Qué es lo que tiene la música que puede darle un aspecto humano a uno de los mayores monstruos de la historia?

-En alguna ocasión se ha referido usted a la dificultad de asignar el justo significado a las partituras de Mahler, a pesar de la gran cantidad de indicaciones de dinámica, tempo y expresión. ¿Qué tipo de dificultad es ésa?

-El significado hay que encontrarlo en la música misma, porque no es una torre de marfil fuera de lo que es el ser un humano. Yo no puedo explicarle a nadie el sentido de una sinfonía de Mahler, porque esas ideas sólo se pueden articular a través del sonido, pero el hecho de que no se puedan expresar en palabras no quiere decir que no tengan un contenido. Ese contenido es lo evidentemente humano, porque las obras fueron escritas por seres con una importante necesidad de expresarse, de decirnos algo a través de la música.

Para agendar

Homenaje al Teatro Colón, con la Staatskapelle Berlin dirigida por Daniel Barenboim (obras de Wagner y Mahler).

Luna Park, Corrientes 99. El domingo, a las 19. Entradas desde $ 60. Hoy, mañana y el lunes, a las 20.30, se presenta con un programa diferente, en el teatro Coliseo. Informes, 4811-0854.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.