La sensual canción con la que una joven desconocida quiso robarle la corona a Britney Spears

Christina Aguilera en el video de la canción Genie in the bottle
Christina Aguilera en el video de la canción Genie in the bottle Crédito: Captura
Tomás Balmaceda
(0)
22 de julio de 2019  • 00:01

Terminaba el siglo XX y el pop dominaba las radios más populares de todo el globo con canciones de grupos como Backstreet Boys o Spice Girls. Sin embargo, la irrupción de una joven vestida de colegiala cambió las reglas de la industria y de la noche a la mañana todos los sellos querían tener una nueva Britney Spears que sonara en las radios. Muchas lo intentaron -entre ellas, Mandy Moore y Jessica Simpson- pero sólo una cantante demostró tener lo necesario para hacerle sombra a la flamante princesa pop: Christina Aguilera , quien en 1999 sorprendió a todos con "Genie in a Bottle", una oda sexual de empoderamiento femenino que se convertiría en himno.

Aguilera había nacido en 1980 en la ciudad de Nueva York, hija de la cantante Shelly Loraine Kearns y el soldado ecuatoriano Fausto Xavier Aguilera. Luego de una infancia marcada por muchísimas mudanzas por el trabajo de su padre y numerosas escenas de violencia doméstica, Kearns decidió irse a vivir con sus dos hijas a Pittsburgh, en donde empezó una nueva vida.

Desde chica la rubia había demostrado interés y talento al cantar, así que comenzó a competir en concursos locales hasta que consiguió trabajo en el programa de televisión The Mickey Mouse Club, en donde compartió pantalla nada menos que con Justin Timberlake , Ryan Gosling y quien sería su némesis, Britney Spears.

Tras dos temporadas sin destacarse demasiado, en 1993 y 1994, el ciclo fue levantado del aire sin que la rubia hubiese podido convertir su fama televisiva en algo más grande. Fue así que intentó grabar un disco con los productores Roberts Alleca y Michael Brown, pero no quedó conforme con los resultados y canceló el proyecto. Viajó entonces a Japón, en donde había vivido por el trabajo de su padre, pero un dúo con la estrella local Keizo Nakanishi tampoco funcionó.

Fue finalmente la compañía del ratoncito la que confió en ella y en 1998 la dejó cantar el tema principal de su cinta animada Mulan, "Reflection". Detrás de la decisión estaba el productor Steve Kurtz, quien se volvería su manager. El éxito del tema llamó la atención del sello RCA, que estaba desesperado por poder ingresar al mundo juvenil, que estaba viviendo una revolución.

Es que a comienzos de 1999, el mundo fue tomado por asalto por Spears y su "...Baby One More Time", un hit que nadie esperaba pero que conquistó a varias generaciones y volvió a la joven en una estrella de la noche a la mañana. Cuando entendieron que podían replicar ese éxito, RCA le ofreció un jugoso contrato a la familia de Aguilera y pronto la sumó a sus filas. Como consideraron que era muy chica para dejarla escribir sus canciones, reclutaron a algunos compositores de probada trayectoria y los sumaron al proyecto.

...Baby One More Time, el himno con el que Britney cerró la década

03:56
Video

"Genie in a Bottle" fue escrita por Pam Sheyne, Steve Kipner y David Frank. Sheyne es neozelandesa y había trabajado como corista para artistas como Celine Dion y Pet Shop Boys, mientras que Kipner tenía un par de hits en su haber, como "Physical", para Olivia Newton-John, y Frank era responsable de "You Are in My System", de Robert Palmer.

El tema se llamaba originalmente "If You Want to Be With Me", pero fue sugerencia de la propia Aguilera ponerle "Genie in a Bottle", ya que le pareció original y más atractivo. La cantante, además, sugirió unos versos leídos en el puente y, según aseguró años más tarde, ayudó con los toques finales del tema, incluyendo cambiar el tono de su voz para que sea más sensual y menos potente.

El videoclip se rodó en las playas de Malibú en pleno otoño, lejos de las mejores temperaturas para estar en la playa, pero sirvió para dejar en claro el estilo de la recién llegada: menos baile y sensualidad que Spears pero mayor manejo de la voz y un estilo más juvenil. De hecho, su estética con jeans de tiro bajo y remeras que dejaban el ombligo al aire se volvieron su sello personal y un estilo copiado hasta el hartazgo.

"En esa época todavía le seguía el juego a los sellos discográficos. Iba a pruebas de vestuario en las que ciertos miembros de la compañía lo observaban todo y decidían qué podía ponerme y qué no. Era muy restrictivo y me hacía sentir como una especie de Barbie sin voz ni voto. Era el precio que debía pagar por ser nueva. Siento que fue una jugada que salió bien y que se convirtió en mi carta de presentación", le contó el año pasado a la revista W. Fue allí que comenzaron las tensiones con Kurtz, su manager, a quienes algunos le adjudican el éxito de su representada pero que claramente tenía una visión de su carrera muy diferente de la cantante.

En julio de 1999, exactamente seis meses después que lo hiciera Spears con "...Baby One More Time", "Genie in a Bottle" llegaba al primer puesto del ranking de la revista Billboard y todo el mundo hablaba de esta rubia que tenía una voz poderosa que podía parecerse a un trueno. Para la prensa y las discográficas, enfrentar a las dos excompañeras de The Mickey Mouse Club fue el camino natural para darles promoción.

Pero más allá de este enfrentamiento mediático, el suceso de "Genie in a Bottle" fue tal que la compañía discográfica decidió explotarlo al máximo y, aprovechando que el padre de la cantante era ecuatoriano y ella sabía algo de español, pronto hubo una versión del tema en el idioma de Cervantes:

"Como un genio atrapado espero liberarme con tu amor sincero", cantaba Aguilera con una dicción muy superior a la que habían mostrado en el mismo terreno peso pesados como Madonna, Bon Jovi o Mariah Carey. De hecho, al año siguiente llegaría un disco totalmente cantado en castellano, Mi Reflejo.

El tema, sin embargo, tenía numerosas referencias sexuales, con una adolescente que estaba encerrada en una botella y, como el genio de los cuentos de Oriente, rogaba por salir: "Si querés estar conmigo hay un precio que pagar, soy un genio en una botella y tenés que frotarla de la manera correcta". Entre pedidos de contacto físico y versos dedicados a besos y lenguas, Aguilera confesaba: "Mi cuerpo dice 'vamos' pero mi corazón dice 'no'". Para muchos, el tema hablaba del empoderamiento de una mujer que pide ser acariciada como ella quiere para poder cumplir sus deseos.

"20 años atrás 'Genie in a Bottle' era publicado y hoy tengo todo tipo de emociones. Con sólo 18 años, recuerdo llegar de Japón y ver que había alcanzado el número 1 de las listas de éxitos de la revista Billboard... ¡y me sentí tan agradecida y feliz porque a ustedes les encantó tanto como a mí! Gracias, gracias, gracias, gracias por estar conmigo todos estos años. ¡Mis luchadores, los amo! Estoy muy feliz y agradecida", escribió la cantante hace algunos días en Instagram al celebrar el vigésimo aniversario.

Aguilera se encuentra en estos momentos protagonizado su primera estadía en Las Vegas, en donde se presenta cada noche con su show The Xperience, en el que recorre su larga carrera musical. Hace poco aprovechó para visitar el late night show de Jimmy Kimmel y sorprendió a los clientes de un local de donas reversionando en vivo sus canciones para ayudarlos con las ventas. Aquí se la puede ver cantando una divertida versión de Genie in a Bottle:

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.