La TV argentina también perdió la memoria. Pantalla chica, olvido grande