Diseccionar los gustos del “cliente”, el secreto de Netflix