Rachel Brosnahan, la chica que hace reír a la creadora de Gilmore Girls