Los hermanos Grimm ahora se llaman Pérez Costa

Fuente: LA NACION
Nicolás y Agustín comparten otra vez un escenario en un nuevo musical
Julieta Rovaletti
(0)
1 de junio de 2018  

Cuando eran niños, dormían en cuartos separados. Agustín y su hermana compartían habitación, y Nicolás -por ser el mayor- dormía solo. Sin embargo, utilizaba la pieza de sus hermanos como escenario de sus shows. Mientras él cambiaba de vestuario y se transformaba en distintos personajes, los más chiquitos de la familia se convertían en los mejores y más fieles espectadores que podía tener. Y así, como jugaban a ser actores de chicos; hoy comparten escenarios y el amor por el arte, el teatro y la música. Todos los sábados, en el teatro El Cubo, Nicolás y Agustín Pérez Costa se ponen en la piel de Wilhelm y Jacob, los famosos hermanos alemanes que escribieron los cuentos más reconocidos a nivel mundial.

Los Grimm es un musical que Nicolás viene pensando desde hace 7 años, cuando descubrió el verdadero "detrás de escena" de esos cuentos de tradición oral que recolectaban los hermanos Grimm, y que él escuchaba de chico o veía a través de las películas de Disney. "Son historias fuertes para enseñar moralejas determinadas, y me pareció tan teatral todo ese juego, tan oscuro, que empecé a imaginármelo y a escribir", dice Nicolás, autor y director general de la obra.

Con la sala a oscuras y mucho humo que invade hasta el último rincón, empieza el viaje de los espectadores. Porque es eso, un viaje. Este musical busca hacerte sentir niño otra vez, levantándote de la butaca y llevándote a pasear por esas historias que todos alguna vez leímos, escuchamos o vimos. De repente, Hansel y Gretel, la Bella Durmiente o la Sirenita cobran vida en el escenario y te cuentan una parte del cuento que -probablemente- no conocías. Con música de Pablo Flores Torres y coreografía de Barby Majule, esos míticos personajes te introducen en un thriller de suspenso lleno de efectos especiales y acrobacia, con 30 artistas en escena y 50 cambios de vestuario.

Los hermanos sean unidos...

Dicen por ahí que mezclar lo personal con lo laboral no es muy recomendable. Trabajar con la familia o los amigos a veces cuesta el doble que trabajar con extraños. Sin embargo, Nicolás y Agustín son algunos de los que no coinciden con esa regla. Ya llevan varios proyectos juntos, y coinciden en que actuar en el mismo escenario es -en mayor escala- ese juego que disfrutaban de niños. "Es mi juego preferido. Si los actores tenemos un aspecto lúdico en el que nos tenemos que ubicar, un lugar de intercambio, al hacerlo con mi hermano es como si el tiempo no hubiera pasado", explica Nicolás, a lo que Agustín agrega: "Las miradas, el entendimiento, las risas, el proceso de creación, eso me parece que es fantástico porque uno propone, el otro lo apuntala. Somos muy generosos entre nosotros también, y muchas veces, en otros espacios, eso no pasa mucho". Coinciden en que la complicidad es una de las mejores ventajas que tienen al trabajar juntos: "Podríamos hacer cualquier cosa", afirman. Sin embargo, si hay algo que se les nota en la mirada, sin siquiera decírselo frente a frente, es la admiración que tiene el uno por el otro.

Se eligen, se respetan y se cuidan arriba del escenario, tal como lo hacían los verdaderos hermanos Grimm en sus libros. Dicen que comparten con los escritores la manera en la que se vinculan en la vida. Nicolás encarna a Wilhelm y Agustín a Jacob, aunque los Pérez Costa se identifican más con la personalidad del pequeño Jacob: idealista, soñador, que cree que la magia puede cambiar el mundo -a pesar de que Nicolás sea un poco más escéptico que Agustín con respecto a esto-.

Los hermanos de ficción y realidad protagonizan este musical, en el que la música y los personajes que marcaron la historia de los cuentos conjugan una fórmula tan especial como diferente. "Yo los momentos en los que más me olvidaba de que estaba en el teatro era cuando era chico, y creo que hay algo de Los Grimm que tiene que ver con eso; con que uno ve esta obra y se siente chiquito, y eso es lo más hermoso", afirma el director. Por supuesto que también suma la forma de contarlo, el tinte de las actuaciones y cómo se hilan las historias en una posada en el medio de la nada. Asesinatos, desapariciones, hechos confusos y extraños sucesos le dan vida a este viaje incierto que muchas veces tiene la esencia de Disney y muchas otras, la de una película de Hitchcock.

Los Grimm

De Nicolás Pérez Costa

Sábados, a las 20.30

Teatro El Cubo, Zelaya 3053.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.