Opinión. ¿Quién fue Mark Rothko?