El precio del poder, el unitario que cambiaba el libreto para narrar la realidad