El legado más filoso que Menem le dejó al kirchnerismo