El cocinero. Antonio Soriano: la hora de la sopa