srcset

Lifestyle

Atletas argentinos. Quiénes son los que revolucionan las redes con su dieta basada en plantas

Jimena Barrionuevo
(0)
10 de julio de 2020  • 00:47

A base de plantas. Así definen los atletas que participan del documental The Game Changers (en su versión original en inglés) de 2018 la dieta que llevan y que está basada en alimentos de origen vegetal. Aunque el largometraje generó una fuerte controversia entre la comunidad científica y otros sectores relacionados -entre otras críticas, se lo acusó de contener errores, de manipular la información de los estudios presentados y favorecer una exaltación deshonesta sobre el veganismo y otras dietas vegetales- lo cierto es que cada vez son más quienes optan por una alimentación libre de crueldad animal.

"Los documentales son eso, documentales. No deberían ser un herramienta para tomar decisiones. Para ello contamos con posturas, papers científicos, profesionales, etc. Creo que debemos ser críticos y no decir lo que no es. ¿Se puede ser vegano y deportista saludable? Sí. ¿La dieta basada en plantas es mejor que la típica dieta occidental? Sin lugar a dudas ¿La dieta basada en plantas es mejor que una dieta omnívora bien planificada en deporte? La evidencia hasta ahora muestra que es igual. ¿Plant based mejora el rendimiento físico de los deportistas? Depende de la dieta previa del deportista. En general este efecto se debe a la omisión de comida chatarra que comía antes", asegura el Dr. Eugenio Viviani Rossi, médico especialista universitario en Nutrición y Director del Curso de Posgrado en Nutrición Vegetariana y Vegana de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata.

Por otro lado, los expertos insisten en la necesidad de comprender que la alimentación forma parte fundamental en el tratamiento de las enfermedades, y no solo en su prevención. Hoy es sabido que lo que comemos o dejamos de comer tiene un impacto sobre la sustentabilidad planetaria muy importante. De hecho, la dieta que uno adopta es de las decisiones con más impacto en emisión de gases, consumo de agua y generación de residuos. Ante toda esta evidencia abrumadora, hay muchos que prefieren no mirar para el costado.

Eso no es todo. La primera causa de muerte en el mundo son las enfermedades cardiovasculares. Y, en plena pandemia, también. Los infartos y accidentes cerebrovasculares ocurren todo el tiempo, a una tasa bastante constante, y no saturan agudamente los hospitales... entonces no se suelen verlos en las noticias. Pero año tras año son millones de personas que mueren y/o quedan con discapacidades permanentes. Un gran porcentaje de estas enfermedades son prevenibles con simples pautas de estilo de vida, como una alimentación saludable, ejercicio físico regular y descanso adecuado.

"Un patrón alimentario que se componga principalmente de frutas, hortalizas, granos integrales, semillas, legumbres y frutos secos, y que sea bajo en grasas saturadas, colesterol, sal y productos ultraprocesados, es lo que llamamos una alimentación basada en plantas. Una nutrición que siga estas pautas mejora todos los factores de riesgo para enfermar del corazón: perfil lipídico, presión arterial, resistencia a la insulina y diabetes, grasa corporal... No es sorprendente entonces que una alimentación basada en plantas haya demostrado reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Incluso hay estudios en los que se ha logrado detener y revertir la enfermedad coronaria. resultados similares no se han visto con ningún otro patrón alimentario", explica el Dr. Ariel Kraselnik, que es médico cardiólogo.

La evidencia continúa: una alimentación basada en plantas con adecuada planificación es apta para todos los ciclos de la vida, y también para atletas. Diversos estudios aseguran que el rendimiento deportivo con una dieta basada en plantas no es inferior al de una dieta "estándar". A iguales resultados en rendimiento, y con los demostrados beneficios cardiovasculares, una alimentación basada en plantas parece ser la opción más lógica y segura. "Más allá de lo personal, pensando colectivamente, basar nuestra alimentación en plantas, especialmente si son locales y de estación, reduce mucho nuestro impacto ambiental... y evitamos el sufrimiento y muerte de miles de animales. Sabiendo todo esto, respecto a la nutrición basada en plantas, la pregunta no es por qué, sino. ¿por qué no?", invita a reflexionar Kraselnik.

Federico Pérez (41) - Calistenia

Hábitos. "En 2010 empecé a cuestionar mis hábitos y aprendizajes culturales. Y hace exactamente 9 que no como animales ni derivados. Siempre viví con perros. Entendía que no había ninguna diferencia entre ellos y una vaca un cerdo o cualquier otro animal. En 2011, estuve rodeado de gente vegetariana y vegana que me ayudó a cuestionar mis hábitos. Recuerdo que vi Earthings (un documental narrado por Joaquin Phoenix realizado en 2005). Ese mismo día hice el clic y decidí comenzar un camino nuevo, del cual ya no tuve retorno".

Vida profesional. "Antes de la pandemia, la mayoría de mis clases eran al aire libre, en parques de la ciudad de Buenos Aires. Considero sumamente saludable entrenar en espacios verdes. Actualmente tengo unos 150 alumnos/as a los que les doy clases virtuales. Los entrenamientos grupales han sido un sostén muy importante para muchas de las personas que entrenan conmigo. Por eso también comparto rutinas por Instagram y doy clases grupales gratuitas. En este momento de tanta crisis económica y tantos problemas emocionales, creo que es lo mínimo que puedo hacer por los/as demás".

Dieta plant based. "En este punto me gusta ser honesto y no decir cosas absurdas. Ser vegano no te hace ni más fuerte ni más débil. Eso es fácil de comprobar y toda la evidencia científica lo respalda. Luego, los beneficios son innumerables. Empecé a tener más conciencia y aprendizaje de habilidades como la parada de manos o trucos más específicos de la calistenia. Darle comida de verdad a nuestro cuerpo nos conecta con el movimiento. Con las ganas de hacer. Nuestro cuerpo está diseñado para moverse. Si lo movemos, todo mejora. Tanto a nivel físico como psíquico. Pero, lo más importante fue que mi alimentación y mis cambios, además de hacerme bien a mi, eran también algo bueno para el resto de los animales. Y sin dudas, la mejor opción en cuanto a sustentabilidad y ecología".

Bárbara Weimberg (31) - Instructora de Hatha Yoga

Hábitos. "A los 10 años le dije a mi mamá que no quería comer más animales. En ese momento mi cuestionamiento se originó por entender que en mi comida no había un alimento sino alguien; que no era tan diferente a las perritas y gatas que eran parte de mi familia y que yo tanto quería. No tenía los recursos intelectuales ni la información necesaria para entenderlo de forma lógica y más compleja; pero para mí era muy simple: los animales pueden sufrir y jugar como yo, entonces matarlos está mal. Fui muchos años vegetariana, hasta que a mis 22 o 23 supe lo que había detrás de la producción de lácteos y huevos y ese mismo día dejé todo lo que pudiera provenir del uso de los animales".

Vida profesional. "Antes de la pandemia, no era muy diferente a la de ahora, y me siento muy privilegiada por eso. Hace 8 años fundé Espacio Yoga Tierra, en Villa Martelli. Allí facilitaba de forma presencial clases, talleres, retiros y coaching personal desde las herramientas del yoga, la meditación, la alimentación consciente y PNL. Además, me encontraba grabando para Pura Mente, una app móvil para facilitar el aprendizaje diario de la Meditación. Hoy pasamos casi todos esos servicios a un formato online, pudiendo expandirnos y llegar a transformar la rutina cotidiana de cada vez más personas".

Dieta plant based. "El cambio físico más fuerte que percibí fue en mi nivel de energía, rendimiento y recuperación deportiva. Algo que me pasaba antes de adoptar una alimentación 100% vegana era que me dolían algunas articulaciones cuando entrenaba fuerte. Y esto cambió totalmente cuando dejé la leche y sus derivados. Además de los beneficios físicos, en lo que respecta a mi filosofía de vida yóguica, fue cuando dejé a los animales fuera de mi plato que finalmente entendí y empecé a practicar uno de los preceptos fundamentales del Yoga: Ahimsa, que es básicamente vivir sin generar violencia intencionada de ningún tipo".

Leti Rivero (29) - Entrenamiento de fuerza

Hábitos. "A los 14 años hubo una escena que me marcó: vi como mataban a un cordero, le clavaron el cuchillo en el cuello e inmediatamente brotó la sangre manchando el hermoso pelaje blanco. Ese día comí ensalada y me hice vegetariana. A los 29, ya siendo madre, escuché por primera vez la palabra vegano. Fue un viaje sin retorno. Conecté con mi niña interior. Además de darme cuenta que con ser vegetariana no había sido suficiente, en ese momento mis pechos estaban llenos de leche por lo cual me impactó muchísimo lo siniestra que es la industria láctea, comencé a cuestionar mis hábitos alimenticios entre otros. Ahí fue cuando pasé a la acción y junto a mi hijo Joaquín de 1 año consultamos con una nutricionista para hacer la transición".

Vida profesional. "Soy artista multifacética. Me formé con grandes artistas como Adrian Paiva, Marcia Schvartz, Diego Perrota, Delia Cancela, Alan Pauls, Norman Briski y actualmente con Sergio Bazán. El trabajo no es muy distinta al de ahora. Pinto, estudio, escribo y entreno. Solo que suspendieron las exposiciones que tenía programadas y las competencias. Igualmente, doy clases virtuales. Entreno entre cuatro a seis veces por semana, ahora en modalidad online".

Dieta plant based. "Hace dos años que dejé los ultraprocesados y llevo una alimentación más simple y con todos los nutrientes que necesitamos: proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales. Traducido sería legumbres, semillas, frutos secos, cereales, verduras y frutas. Con el cambio, ante todo me sentí coherente. Digna. Fue el comienzo de un gran cambio. Crecí como persona. Me sentí con más energía. Con más confianza y seguridad propia. Se me fueron las migrañas. Los pocos procesos virales por los que pasé fueron muy leves y no me impidieron progresar en mis entrenamientos".

Eduardo Lema Castillo (36) - Esgrima

Hábitos. "Empecé a cuestionarme mis hábitos a los 31. En casa se compró el libro The China Study, que nos dio la pauta de que era posible llevar una vida sin consumo animal y de que los productos de origen animal no eran tan sanos como nos los mostraban. Luego fuimos ampliando el tema relativo al consumo animal a otros tipos de productos (jabones, productos de limpieza, ropa). Si ya somos conscientes de todo lo que trae aparejado la fabricación de un producto de origen animal, y teniendo en cuenta que hay igual variedad de productos de origen vegetal ¿por qué seguiría consumiendo cosas que fueron hechas a base de sufrimiento?".

Vida profesional. "Siempre complementé el esgrima con actividades como natación, running y gym. El deporte me ha ayudado desde chico a entender el comprometerme con lo que uno elige; el hecho de cumplir con horarios de entrenamientos, competencias, forja el carácter. Trabajo de abogado y docente universitario en facultades públicas y privadas. No me considero activista del veganismo, pero en todos los ámbitos profesionales siempre dejo en claro que solo consumo productos de origen vegetal. Es increíble la cantidad de alumnos o clientes que se me han acercado a consultar sobre cómo llevar una vida sin consumo animal, o utilizando lo menos posible dichos productos. Esos momentos me llenan de satisfacción".

Dieta plant based. "Los beneficios fueron de diversa índole. El hecho de consumir alimentos reales hace que el cuerpo reaccione diferente: mejoras en la digestión, metabolismo, menos cansancio. A nivel muscular y estético he notado avances, la recuperación muscular mejoró y el nivel de grasa en el cuerpo disminuyó. Además, la rápida absorción que tienen los vegetales y legumbres me permiten consumir grandes cantidades diarias sin sentirme tan pesado. Y, desde lo mental, es grato saber que desde nuestro pequeño lugar podemos ayudar muchísimo a evitar que se siga propagando el dolor que trae aparejado el consumo de productos animales".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.