Auto santuario. La "nueva" burbuja de seguridad y de intimidad

Su uso para movilidad pero también como espacio de ocio hoy es revalorizado
Su uso para movilidad pero también como espacio de ocio hoy es revalorizado Fuente: LA NACION
Sebastián A. Ríos
(0)
26 de septiembre de 2020  

Quien asoma en la enorme pantalla es Hugh Jackman en el papel de P. T. Barnum, el mentor de un circo de rarezas en The Greatest Showman, de 2017. No es una peli nueva, pero con los cines cerrados la cartelera de los flamantes autocines es un rescate emocional de films taquilleros, ¡y mal no les va! Aquí, en el de San Isidro, los espacios están casi todos ocupados. "Es una experiencia muy distinta del cine que igual está muy buena. Podés escuchar la película sin la interrupción de tus alrededores o criticas de los demás espectadores, pero por sobre todo te genera una distancia social inevitable mientras intentamos hacer ciertas cosas de la vida cotidiana, como ir al cine o un recital", cuenta Julieta, estudiante de 19 años, minutos después de disfrutar de la peli junto a su hermana Sofía, de 9.

Hoy, cuarentena mediante, están quienes hacen uso del automóvil para ir al autocine, para salir a pasear o incluso para "salir a comer"... dentro del auto. Es que en el contexto de la necesidad de mantener la distancia social, muchos han recuperado el placer de un techo sobre cuatro ruedas, que hoy adquiere un beneficio adicional: convertirse en una burbuja familiar, social, en la cual interactuar con riesgo cero.

Si durante años fue perdiendo espacios en el aspiracional de las nuevas generaciones inspiradas por el desafío de volcarse a medios de transporte menos contaminantes, hoy el automóvil reaparece como una opción atractiva ante la necesidad de mantener distancia social, sumada a las cada vez más fuertes restricciones gubernamentales al uso de transporte público. Tal es así que una encuesta de Adecco mostró que el 46,74% de los trabajadores dijo que evitará el transporte público ni bien retome sus actividades.

"En los últimos años se promovió el uso moderado del vehículo en busca de disminuir el impacto en el medio ambiente y en el tránsito, estimulando su uso como "pool", compartiendo el espacio con otras personas que viajaban hacia el mismo destino y de esta forma disminuir el número de automóviles en la calle, o bien, reemplazarlo con el uso del transporte público. Hoy, el acto mismo de compartir se transformó en un riesgo, la necesidad de mantener distanciamiento social obliga de alguna manera a reformular la solución a esos planteos", dice Mariana Iesulauro, directora general de Cuentas de VMLY&R, resumiendo los hallazgos de su informe Disrupted Futures: "el auto para uso individual (o familiar) se instala hoy como el medio de transporte más seguro. Un "ambiente" propio y controlado". Resumindo: el "auto santuario".

"Antes me manejaba en transporte público porque el auto se lo llevaba mi marido a su trabajo en zona norte. -comenta Sandra Lion, de 36 años, directora de la agencia de comunicación Foodosophy-. Con su home office y ante el riesgo del transporte público, desempolvé el registro".

La vuelta del auto incluso motoriza nuevas servicios que precuarentena podían resultar no atractivos para muchos usuarios comprometidos con la reducción de las emisiones de CO2. Es el caso de MyKeego, que a través de una app, sin contacto personal de ningún tipo, los usuarios pueden retirar un auto de alquiler de distintos puntos de la ciudad, para utilizarlo minutos, horas o días: "Hoy en día el uso de autos privados o cualquier otro tipo de medio de transporte privado han ganado muchísimo terreno. La gente está eligiendo estos medios para realizar los movimientos en su día a día -afirma Rodrigo Pérez Terra, CEO de Mykeego-.

Creemos que en el corto a mediano plazo esta tendencia se va a intensificar, sobre todo para los trayectos más largos y para la movilidad interna en las ciudades y en el país".

"Hoy el auto es la zona segura móvil, en medio de contextos urbanos que se perciben como peligrosos", retoma Mariana Iesulauro, y desarrolla algunos conceptos del informe elaborado por VMLY&R y futures.lat: "A diferencia de los hábitos prepandemia, hoy el interior del auto prevalece sobre el exterior (plazas, calles, bares). El interior del vehículo era el espacio que experimentábamos tan solo durante el traslado hacia un lugar. Hoy, es el espacio que vamos a experimentar para estar, en un lugar. Y desde allí un mayor foco en la adaptación de ese ambiente, dentro del espectro que implique las necesidades y posibilidades del usuario, apuntado a crear un alrededor relajante, confortable y placentero (iluminación, sistemas de sonido, comodidad de los asientos, aromatizantes, etc.)".

"Con el motorhome, el concepto de "santuario" se torna mas relevante que en otros tipos de vehículos ya que la actividad incluye todos los aspectos de la vida cotidiana, no solamente trasladarse", agrega por su parte Cristian Torlasco, de Andean Roads, que cuenta que por los alquileres de motorhomes para el verano están en auge esta temporada.

Burbuja de intimidad

"Cuando salimos a pasear solemos comer "afuera" adentro del auto. Es la nueva salida: ¿vamos a comer algo al auto?", cuenta Guadalupe Pazos, consultora en comunicación, que agrega que, con toda la familia en el hogar, incluso los Zoom de terapia con el psicólogo se hacen dentro del auto para asegurar una cuota de intimidad. "Hoy es el lugar ideal para la terapia virtual, las clases online y el Zoom de la iglesia", confirma Hernán Marine.

Cuando tiene ganas de una charla distendida con algún amigo, Mariano Fernández sale de la casa y camina hasta el auto: "No es que vaya a hablar de nada secreto ni turbio, sencillamente quiero estar solo, sin que nadie me interrumpa y sin que nadie me diga que hable más bajo porque alguno de los chicos tiene clases por Zoom o mi pareja tiene una videollamada de laburo. El auto es como una burbuja".

En el informe Disrupted Futures, donde resumen esta idea bajo el nombre "sanctuary cars" (autos santuario), plantean incluso cómo esta revalorización del automóvil supone una nueva idea de lujo.

"Estamos frente a una redefinición futura de la idea de "lujo" en un vehículo, dejando en segundo plano lo accesorio para centrarse en un rasgo más que nunca, fundamental: contar con la libertad de desplazamiento seguro -explica Mariana-. El planteo de permanencia en el vehículo implicará el desarrollo e incorporación de interfaces que adapten el "nuevo" espacio en términos de salud y bienestar emocional y física del conductor / pasajeros: por un lado, con la promoción de ejercicios simples para la tranquilidad mental y disminución del estrés (respiración, elongación); por otro, la evolución en purificadores de aire, sistemas de escaneo de temperatura y otros signos, materiales auto limpiantes no contaminantes, etcétera"

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.