Compartió en Facebook las imágenes del vivero de su abuelo y ahora no paran de entrar clientes