El celular, los chicos y la válvula de escape