Joaquín Grimaldi, el punk más dulce