srcset

Historias para conocer

La música de Lerner y una actitud inesperada la ayudaron en los peores momentos

Alejandro Gorenstein
(0)
6 de agosto de 2019  • 00:08

"Desde que tenía 13 años me empezó a gustar Alejandro Lerner. Me acuerdo que tenía que rendir materias en el secundario, pero yo lloraba desconsoladamente porque no podía ir a verlo a un recital. El novio de mi hermana, de aquel momento, me había conseguido una foto autografiada que decía: ´Para Karina, con mucho cariño´ y yo dormía con esa foto debajo de mi almohada".

Karina Villegas (49) se había enamorado de las letras de las canciones en pleno resurgimiento de la música nacional, y Alejandro la había cautivado con sus temas románticos como, por ejemplo, Cuatro estrofas, Todo a pulmón y Mil veces lloro.

"Me acuerdo que Juan Alberto Badía tenía un programa en la radio que se llamaba Piedra Libre donde yo llamaba para pedir que pasaran canciones de él. También iba a Badía y Compañía cuando Ale era uno de los invitados. Iba a todos los recitales que podía y tenía todos sus cassettes y CDs", recuerda.

El primer contacto

Karina siguió con su fanatismo por Lerner, aunque cuando en el 2000 nació su primera hija, Guillermina, tuvo que dedicarse casi por completo a ella. Lo primero que les llamó la atención a los médicos fue que era muy chiquita, apenas pesaba 1, 700 KG y tenía algunas malformaciones. A los dos días de nacer se le produjo una perforación del intestino y tuvieron que operarla. Estuvo un tiempo internada hasta que los especialistas descubrieron que tenía una enfermedad genética transmitida por sus dos padres. Un tiempo después a Guillermina le apareció un tumor y, lamentablemente, falleció a los dos años y tres meses.

A los pocos días de la muerte de su hija, a través de su página oficial, Karina le envió un mail a Alejandro comentándole que no iba a poder asistir a su show. " Le decía que estaba muy triste por la muerte de mi hija y él me contestó que me mandaba un beso grande y que estaba conmigo".

Cuando le quedaban pocos días de vida a Guillermina su mamá se había enterado que estaba embarazada de su segunda hija, Fernanda, a quien le realizaron los correspondientes estudios que arrojaron que no tenía la enfermedad.

"Empezamos a tener un vínculo muy fuerte"

En 2005 empezó a formar parte de la "Barra Mosquetera", el club de fans de Lerner. Y a partir de ese momento comenzó a tener más vínculo con su ídolo. Alejandro solía armar encuentros con sus fans en su estudio en Villa Urquiza y en 2007 Karina hasta tuvo la posibilidad de formar parte del videoclip de la canción Hacia mí.

Con el paso del tiempo fueron intercambiando mails hasta que él se puso de novio con Marcela, su actual mujer. "Empezamos a tener un vínculo muy fuerte con ella que sabía de mi historia", dice Karina.

Para un homenaje que se le realizó a Alejandro en canal 13 justo se cumplía la fecha del aniversario de la muerte de Guillermina. Era un 8 de noviembre y Karina no fue al programa. "Una de las chicas que fue me dijo que a Alejandro le había llamado la atención que yo no estuviera y les dijo al resto que tenían que estar conmigo y acompañarme, que esto también era parte de un grupo de fans".

"Tío Ale"

Para el año 2010 Karina y su marido querían tener otro hijo. El día que la estaban por fertilizar, 8 de junio, era el cumpleaños de Alejandro. " Yo iba embarazada a todos los conciertos y desde que nació Pablo la conexión que ellos tienen es increíble: mi hijo le dice ´tío Ale´ y él responde a eso.

El vínculo entre su hijo menor y su cantante favorito comenzó cuando Alejandro era jurado en el programa Cantando por un sueño en canal 13. "Los dos se quedaban obnubilados en todos los eventos a los que íbamos y esa relación fue creciendo con el tiempo", se emociona Karina.

En el año 2015 Karina se separó del padre de sus hijos y a ella la internaron porque sentía una opresión en el pecho. Ella les comentó la situación a algunas amigas y la información llegó a oídos de Alejandro que mediante un tweet le escribió que estaba con ella, que se quedara tranquila, que todo iba a salir bien.

"Yo siempre defino esta relación como algo mágico, él me produce a mí algo que me da tranquilidad, paz, hay una conexión que va más allá, no creo que sea casualidad".

Una voz en el teléfono

En el año 2016 Karina sufrió un episodio de violencia de su ex marido y todo eso trajo algunas consecuencias, entre ellas un medida perimetral para impedir que él se acercara a ella y a los chicos. Eran días en lo que se encontraba triste. De repente, un día recibió un llamado a su celular de un número desconocido.

  • -Habla Ale -le dijeron del otro lado del teléfono.
  • -¿Qué Ale? -preguntó Karina, sorprendida.
  • -Alejandro.
  • -No lo puedo creer, gracias por llamarme
  • -¿Por qué estás así?- le preguntó.
  • -Estoy atravesando un momento difícil con el papá de los chicos.
  • -Quiero que te cuides, que vayas al médico, las cosas van a mejorar. Tenés que estar bien por los chicos -le dijo el cantante.
  • -Te agradezco mucho la preocupación, yo sé que vos y Marcela siempre están con mensajes de aliento -le agradeció muy emocionada.

"En los momentos difíciles siempre estuvo"

"Siempre que puedo le escribo o le digo que para mí él es sanador y en los momentos más importantes de mi vida, los lindos y los otros, de alguna manera u otra, hubo algo. Y la conexión que tiene Pablo con Ale es terrible. Son momentos que siempre fluyen como si fuéramos familia o amigos pese a que no nos frecuentamos tanto".

En el año 2014 Karina fue una de las fundadoras del grupo actual La Magia Fans Club. No tiene una relación de amistad con Alejandro ni posee su número de celular. Sin embargo, cada vez que puede va a verlo a los conciertos y en más de una oportunidad él la invitó a subir al escenario para que la acompañe en alguno de sus temas.

"Hay canciones como Amarte así que yo se la cantaba a Guillermina y significa mucha conexión. En los conciertos él te mira, sabe que estás ahí y te nombra. Me gustan todas sus canciones. Las escucho en el celular, pongo videos de recitales. Yo siempre le digo a él que es como un hacedor de sueños y que es sanador y puedo dar fe de eso. Es como un bálsamo, en los momentos difíciles siempre estuvo, cuando yo estaba mal esa charla generó un cambio en mí. Fue simplemente mágico".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.