Leonardo Fumarola: clásico ricotero