Magdalena Marquevich: saludable zanahoria

Crédito: Silvio Zuccheri
Cruda como snack o cocida en entradas, platos salados y postres, es una opción accesible, versátil y nutritiva
Sabrina Cuculiansky
(0)
10 de febrero de 2019  

1. Mejor amiga. La zanahoria es una hortaliza de cualidades benéficas. Su uso en la cocina ofrece un abanico enorme. "Es un vegetal maravilloso, me encanta su aroma, su color, su textura, nunca falla ni traiciona. Sus aplicaciones son amplias, desde las ensaladas, puré, guarniciones para acompañar pescados y carnes, hasta mermeladas, vinagres, aderezos, chips...", propone Marquevich. Además, es uno de los productos más económicos de la verdulería.

Crédito: Silvio Zuccheri

2. Grandes cantidades. Es una de las hortalizas más producidas en el mundo y de la cual la mayoría desconoce la cantidad de beneficios que reporta a nuestro organismo. Reduce el colesterol, tiene efecto limpiador en el hígado y el sistema digestivo, y además contiene propiedades antioxidantes, antibacterianas y anticancerígenas.

Crédito: Silvio Zuccheri

3. Versatilidad. Admite todo tipo de cocción, tanto al vapor, hervida, licuada o simplemente fresca. "Funciona para todas las comidas desde el desayuno hasta la cena", dice Marquevich, propietaria de La Marguerite, coqueto local de Núñez (11 de Septiembre 2620). Allí ofrece un jugo de zanahoria, maracuyá, naranja y jengibre para beber en el fresco patio de la casona; un pan de zanahoria y queso; una sopa de zanahoria e hinojo (se toma fría o caliente); una mostaza de zanahoria y curry; un autentico carrot cake húmedo y crocantes hilos de cáscara de zanahoria como petit four.

Crédito: Silvio Zuccheri

4. Distinto. Para innovar la manera de llevarla al plato, recomienda una frittata de zanahoria, ideal para comer algo liviano, con poca calorías y un buen aporte de carbohidratos. "2 tazas de zanahoria rallada, 4 huevos, 1/2 cebolla picada, aceite, sal, pimienta y 1 cdita de polvo para hornear. Sofreír la cebolla, dejar enfriar y luego mezclar con las zanahorias, sal, pimienta e incorporar los huevos ligeramente batidos mezclado con el polvo de hornear. Calentar una sartén, y agregar la mezcla, cocinar por unos minutos a fuego medio, dar vuelta la frittata y continuar la cocción unos minutos más. Tip: queda muy rico si le agregamos también unas arvejas".

Crédito: Silvio Zuccheri

5. Sin desperdicio. La zanahoria no tiene casi merma en la cocina porque es en la cáscara donde posee la mayor parte de la fibra y los nutrientes. "A menos que sean zanahorias viejas, con mucha tierra o que fueran tratadas con pesticidas, lo mejor es usar la zanahoria entera. También pueden animarse a probar la cáscara secándola en el horno bien caliente pero apagado, con un poco de azúcar por encima, se van secando y caramelizando. Quedan deliciosas para acompañar un rico café como el de especialidad que ofrecemos en el local", sugiere Marquevich.

Crédito: Silvio Zuccheri

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.