Suscriptor digital

Quién fue...

Oskar Troplowitz

Latas azules, crema color nieve. Nivea ya es parte de la historia de la cosmética mundial
(0)
19 de marzo de 2000  

"Blanca como la nieve, como las pieles blancas de los cuentos infantiles." Noventa años atrás, mientras mezclaba distintas sustancias, así vio aparecer Oskar Troplowitz la crema que había creado en su propio laboratorio, y por eso la llamó Nivea, palabra derivada del latín nivis, es decir, la nieve.

En 1911, el doctor Oskar Troplowitz -un farmacéutico visionario que en 1890 le había comprado la firma Beiersdorf, de Hamburgo, a su fundador Paul C. Beiersdorf, y cuyo nombre figura en los libros de química gracias a algunos de los aportes que hizo desde esa firma a la medicina (entre ellos, las primeras cintas y los primeros apósitos autoadhesivos)-, trataba de mezclar agua y un delicado aceite con el propósito de lograr una crema estable.

Como el agua y el aceite no se mezclan, decidió agregarle una sustancia especial, un agente emulsionante recientemente descubierto llamado Eucerit, que le otorgó a la crema el tono blanquecino por el que iba a recibir su nombre.

Cuando Nivea fue lanzada, en 1912, fue la primera crema humectante estable del mundo. Además de los ingredientes ya mencionados, contenía glicerina y limón, y un delicado perfume que provenía del agregado de aceite de rosas y lirios de los Alpes. A pesar de que la crema ha sido constantemente mejorada desde entonces, de acuerdo con los últimos resultados de las investigaciones científicas, el concepto básico no ha cambiado mucho. Como una emulsión pura de agua en aceite que no tiene conservantes, Nivea deja la piel suave y tersa, y ofrece protección y cuidado para cada tipo de epidermis.

El producto en sí mismo puede no haber cambiado mucho, pero sus técnicas de producción y marketing sin duda lo hicieron. Mientras que Troplowitz mezclaba la crema a mano, hoy Beiersdorf tiene las maquinarias más modernas para ese trabajo. Electrónicamente controladas, 60 toneladas del bálsamo blanco son empacadas cada día. El símbolo distintivo de la marca es una lata azul y blanca que ha sido presentada de la misma manera por casi 50 años. Que el packaging conserve esas características durante los años no es ninguna casualidad. Según explican los entendidos, ambos colores simbolizan dos de las propiedades más importantes que puede tener una crema: frescura y naturalidad.

Gracias a esta continuidad, Beiersdorf ha sido capaz no sólo de convertir la crema en una marca líder en el mundo, sino también de expandirse en un amplio rango de productos que incluye artículos de limpieza. Desde lociones para el cuerpo y espuma de baño hasta desodorantes y champús, Nivea tiene cerca de 110 ítem variados.

De acuerdo con las más recientes teorías sobre el ciclo de vida de los productos, Nivea, creada en 1911, debería haber dejado de existir años atrás. Sin embargo, hoy la marca inmaculada está más viva que nunca.

La cera de la belleza

Logrado por el doctor Isaac Lifschutz después de décadas de investigaciones intensivas, este emulsionante estaba hecho sobre la base de grasa de lana, y permitía que el agua y el aceite se mezclaran y permanecieran así combinados. Con anterioridad a este descubrimiento, los cosméticos estaban hechos a partir de grasas animales o vegetales y se descomponían tan rápidamente como éstas se volvían rancias. Reconociendo el gran potencial de su descubrimiento, Lifschutz lo llamó Eucerit, "la cera de la belleza".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?