Suscriptor digital

Rescatar la belleza de los simple

El minimalismo busca, por medio de la economía de recursos, la difícil pero intensa armonía de la sencillez
(0)
26 de agosto de 2000  

Menos es más , expresó alguna vez Ludwig Mies van der Rohe para que, luego, el movimiento estético denominado minimalismo tomara esa frase como leitmotiv . También conocido como arte reducido, este estilo que nace en el siglo XX rescata las líneas puras y despojadas.

¿Cuáles fueron los primeros indicios? En 1919 Walter Gropius creó la escuela de la Bauhaus de arte y arquitectura. Entre los primeros profesores figuraron artistas de la talla de Paul Klee y Wassily Kandinsky. El estilo de la Bauhaus era impersonal, severo y geométrico. Se guiaba por una estricta economía de líneas y de materiales puros. Los diseños de sus muebles tenían como premisa primordial la practicidad. Aunque ellos no lo sabían estaban dando las pautas para que, más tarde, se formara lo que hoy conocemos con el nombre de minimalismo. Por eso, las creaciones de esos maestros aún siguen vigentes y renacen cada vez con más fuerza.

Esto quizá se deba a dos motivos. En primer lugar, los departamentos actuales son reducidos. Los muebles de estilo, repletos de marquetería y tallas, achican aún más los ambientes. En cambio, los muebles de líneas rectas y aspecto despojado se acomodan muy bien cuando los metros cuadrados son escasos. La segunda razón es el precio. Las versiones de esta tendencia son más económicas que las de estilo inglés o francés.

Las vanguardias suelen aparecer como una reacción frente al movimiento reinante del momento. Es preciso cortar con lo conocido para dar paso a lo nuevo y diferente. Así fue como en los años 60 nace el minimalismo ( ¿Sabía que...? ), sólo que apuntado a la rama de la plástica. Su consigna: reducir la variación visual dentro de una imagen. Resultó una forma más pura y objetiva.

Hoy se puede afirmar que sus conceptos básicos son precisión, armonía y simplicidad de las formas y texturas. También aparece en la indumentaria, con sus líneas sueltas y sin accesorios. Tiene un carácter despojado y zen (con frecuencia se sirve de elementos de culturas orientales). En los ambientes, utiliza pocos muebles. Es frecuente que apele a los antiguos y derruidos galpones y silos para transformarlos en lofts.

Apuntes clave

El minimalismo rescata la excelencia del diseño y la arquitectura; los pocos muebles que se usen deben tener suficiente carácter. Formas rectas, definidas, muy austeras y con terminaciones de líneas puras. Se utilizan las transparencias y los materiales naturales (predomina la madera clara en contraste con la piedra): el cuero, el cristal, la piedra y el metal son algunos de ellos. El cuero es muy usado tanto en los tapizados de los sillones como en las mesas, consolas, banquetas y hasta en estantes de bibliotecas. También se utiliza mucho el acero en terminación mate o cromado (brillante). El vidrio puede ser translúcido o satinado. Las telas, rústicas. Pero siempre en tonos lisos, sin ningún tipo de dibujo.

El color se emplea como elemento unificador para crear espacios limpios, claros y serenos. Reinan los neutros, monocromáticos y ambiguos como los terrosos o marrones oscuros, siempre haciendo juego con los naturales y el negro (la combinación del marrón y el negro es muy utilizada). Las cortinas son de tonos crudos. El toque de color sólo lo da un elemento, como un almohadón.

En la iluminación se usa la tecnología moderna: lámparas industriales, luces dicroicas y grandes pantallas de televisión. Las mesas y sillas suelen ser más bajas que lo habitual; las consolas, largas, y las banquetas, también bajas y largas.

Es un estilo que agradece las combinaciones con otras líneas decorativas. Aún más: es precisamente en la mezcla donde surge algo personal. ¿Se imagina una pintura neoclásica, combinada con una mesa minimalista? Anímese, porque la comodidad y elegancia de los muebles de estilo se acomodan de maravillas con los minimalistas. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas pautas. No sobrecargue un living minimalista con objetos de estilo; coloque, por ejemplo, una vitrina de madera antigua o un silloncito Bergére. También un sillón modular acompañando un baúl comprado en el Mercado de las Pulgas le dará un toque personal y diferente al ambiente. ¿Más opciones? Las que su imaginación le dicte.

FUENTES CONSULTADAS: Ana León, arquitecta: 4307-2003. Easy Home Center: Avda. Bullrich y Cerviño. Las Meigas: M. T. de Alvear 1615; 4813-6606. Simple: Gurruchaga 2181; 4833-3212. La Puerta: 4806-7939. Gris Dimensión: Rodríguez Peña 1973. Supermercado Jumbo: Avda. Bullrich y Cerviño. House Express: Avda. Cabildo 1554; 4784-7547.

¿Sabía que...

  • ... el minimalismo es una manifestación de vanguardia de los años 60? Surgió como reacción al ímpetu de la pintura de acción y del expresionismo abstracto, movimientos que proponían la exuberancia de color, empaste y textura durante los años 40 y 50. ¿El concepto del minimalismo? Sencillez y economía de medios con que se resolvía el problema plástico. Los artistas se apoyan en el equilibrio de color, las texturas simples y las formas elementales, para evitar la distracción del espectador. Como consecuencia, se logra un estilo impersonal.
  • ... su lugar de desarrollo fue Estados Unidos? Ad Reinhardt es el minimalista por excelencia, que comenzó en la década del 40, influido por Jackson Pollok. Opinaba que esta pintura debía ser "no objetiva, no representativa, no figurativa, no imaginista, no expresionista y no subjetiva".
  • Ideas ingeniosas

  • Observe los muebles japoneses, son un ejemplo concreto de lo minimalista. Se distinguen por las formas depuradas y despojadas de elementos decorativos.
  • En un living, ubique un sofá de tres cuerpos bien amplios, tapizado en rafia en color crudo. Esa tela rústica amainará la frialdad del ambiente. Sobre ese mueble, coloque sólo un pequeño almohadón de la misma tela, pero en un color oscuro, como marrón habano o negro.
  • Frente al sillón ubique una banqueta (mejor si abarca el mismo largo), también en crudo. En el centro, una mesa de café bien espaciosa y baja, en madera clara.
  • Descarte la mayor cantidad de adornos posibles. Los que elija deben tener algo especial: un jarrón de líneas netas en madera oscura, un biombo de papel de arroz que se ilumine desde atrás, una escultura de madera.
  • En un dormitorio: sábanas negras a la vista y acolchado de pluma en blanco. Para el verano, todo en ese color.
  • La cocina, con muchas transparencias y blanco. ¿Los utensilios? En metal. El toque de calidez lo brindará algún cuadro con frutas o verduras de colores.
  • Modelos y precios

  • Lámpara: con forma de plato, $ 43 (Easy Home Center).
  • Silla Atena: de madera de pino, enchapada en melamina, con tapizado en crudo, $ 150 el par (Easy Home Center).
  • Cortina: de bambú, 1,80 m de largo x 0,90 m de ancho, $ 8 (Easy Home Center).
  • Estante: de madera de roble, laminado, 0,80 m de largo x 0,40 de profundidad, $ 16,95 (Easy Home Center).
  • Estantería metálica: en blanco, con 4 estantes, $ 60 (Easy Home Center).
  • Taza Tina: para café, con plato, en blanco liso, $ 3,95; cafetera, 19,95; ensaladera, 23,95 (Jumbo).

  • Velas cuadradas: en gris, $ 1,99 (House Express).
  • Florero de peltrina chico: $ 28 (House Express).
  • Candelabro de vidrio: $ 1,99 (House Express).
  • Reloj romano: de pared, cromado; $ 28 (House Express).
  • Tazas de té: en color negro, $ 2 (House Express).
  • Pava de acero: con mango negro, $ 29 (House Express).
  • Jarrón de vidrio: con letra china, grande; $ 11,90 (House Express).
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?