Rescate emotivo: El llanero solitario