Rubén Escudero: como pez en el agua