srcset

Bestiario

Se estaban sacando fotos y un visitante inesperado les dio imágenes para el recuerdo

Jimena Barrionuevo
(0)
7 de agosto de 2019  • 09:51

Después de que Dori Castignola y Austin Swiercz se comprometieron, como es costumbre en todo el mundo, querían hacer una sesión de fotos especial para conmemorar el evento. Contrataron entonces una sesión con la fotógrafa Eldina Kovacevic y su compañía Inna Kova Photography y una vez que acordaron dónde y cómo se tomarían las fotos, todo el grupo se dirigió al Parque Estatal Saugatuck Dunes en Michigan, Estados Unidos.

Habían pasado unos 20 minutos desde que Kovacevic comenzó a disparar su cámara, cuando vio algunos cactus y decidió que la pareja posara frente a ellos, ya que los cactus generalmente no se encuentran en Michigan y quería aprovechar el hallazgo. Posicionó a la pareja y luego comenzó a disparar, pero pronto se dio cuenta que había "alguien más" que también sentía curiosidad por los cactus.

"Le pedí a la pareja que se sentara junto a los cactus y se abrazaran. Es entonces cuando comencé a disparar y mi asistente, Karen Macy, notó que un grupo de ciervos a la derecha de la pareja se acercaba lentamente hacia nosotros. Supuse que se asustarían fácilmente y se escaparían en cualquier momento, así que quería atrapar algunos cuadros con los animales en el fondo. Mientras seguía disparando, noté que había uno en especial que se acercaba cada vez más a la pareja ", explicó la fotógrafa.

La mayoría de los ciervos probablemente se habrían escapado después de ver el tamaño del grupo y la conmoción de la sesión de fotos, pero este ciervo era demasiado curioso, por lo que caminó justo detrás de la pareja, se detuvo a oler el área donde ellos estaban y le dio un pequeño golpecito a Austin en la espalda en señal de amistad.

"Seguí filmando lo que estaba sucediendo", dijo Kovacevic. "Dori dijo que podía sentir el corazón de su prometido latiendo por la forma en que estaban sentados cuando el venado lo olía".

Al principio, todos estaban un poco nerviosos, pero luego otro grupo pasó y les dijo que el venado era conocido por ser amigable y que todos podían relajarse un poco. Aun así, sabían que, dado que el ciervo era un animal salvaje, necesitaban darle su espacio. Tomaron fotos a su alrededor mientras él daba vueltas, mordisqueando árboles y observando casualmente la sesión de fotos. "No mostró nada de agresión y se quedó a nuestro alrededor durante unos 10 minutos", dijo Kovacevic.

Finalmente, el ciervo decidió que estaba aburrido de ser modelo y siguió su camino, pero en ese momento el grupo ya tenía muchas fotos increíbles. Puede que toda la experiencia no haya significado mucho para el ciervo, pero la pareja ahora tiene las fotos más increíbles para conmemorar su compromiso y no podrían estar más agradecido con el simpático ciervo y su curiosidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.