Antiedad

Batalla contra el paso del tiempo con tratamientos no invasivos
(0)
6 de agosto de 2009  

¿Menos arrugas, menos manchas, piel más tensa y luminosa?, el sueño de mujeres y hombres según pasan los años. Cada vez hay más respuestas de la medicina y la cosmética para combatir el paso del tiempo, desde cremas, pasando por tratamientos no invasivos (el 83 % de la gente los prefiere, según la American Society of Aesthetics Sugery), hasta la llegada al quirófano. En general, las propuestas no quirúrgicas (las más elegidas) son múltiples y tienen que asociarse entre sí para obtener los mejores resultados.en este terreno, ya no se trata sólo de inyectarse toxina botulínica. Los logros más naturales y efectivos asocian toxina botulínica, luz pulsada intensa, luz infrarroja, rellenos reabsorbibles, radiofrecuencia, entre otras técnicas. En cualquier caso, según algunos especialistas, las consecuencias que puede ocasionar a largo plazo el uso de los aparatos antiedad no están del todo estudiadas. Lo cierto es que el inicio de estos tratamientos antienvejecimiento se ha adelantado alrededor de una década. La edad promedio de la primera consulta ronda hoy los 30 años. La idea, adelantarse a la aparición de arrugas por medio de procedimientos no invasivos que mantengan los rasgos naturales.

  • Suma El ácido retinoico es clave en el combate. Para el rejuvenecimiento de la piel sigue siendo uno de los productos más efectivos: forma colágeno nuevo y cada vez se usa con más potencia. Para las manchas se combinan, según cada caso, peelings con ácido retinoico, glicólico o mandélico a los que a veces se les suma hidroquinona. También son efectivos los ácidos en crema. La microdermoabrasión y la luz pulsada intensa son otras opciones para tratar manchas y su elección estará determinada por la preferencia de cada profesional.
  • Piel Renovada El peeling con lipohidroxiácido es ideal para pieles acneicas y fotoenvejecidas. Estimula la formación de colágeno, ilumina y vuelve más homogéneo el tono de la piel. La sesión es más rápida que la de pulido con otros ácidos y su uso es más seguro para el profesional. Los peelings potencian la acción de las cremas o geles con ácidos. También se puede combinar con microdermoabrasión, pulido superficial de la piel con microcristales. Se puede aplicar una o más soluciones químicas, como los ácidos glicólico, tricloroacético, salicílico, láctico o fenol, para descamar la piel. Mejoran cicatrices leves, algunos acnés, manchas solares, de la edad y pecas. Atenúan líneas finas debajo de los ojos y alrededor de la boca.
  • Volúmenes Se usan productos que logran efectos naturales, como el ácido hialurónico. Aplicado en mejillas y otras zonas balancea las caras que empiezan a perder volumen. Los rellenos se inyectan para dar volumen y a la vez logran atenuar arrugas que quedan rellenadas.
  • Menos arrugas Por medio de inyecciones de toxina botulínica se debilita el músculo de expresión facial, aplanando así la piel. Trata arrugas de la parte superior de la cara, o sea, líneas de la frente, de entrecejo y patas de gallo. Sirve para realzar también el contorno de la mandíbula y para las arrugas del cuello. Su acción es más eficiente en pacientes de entre 30 y 60 años.
  • Flacidez La radiofrecuencia, profunda controlada, técnica que algunos objetan, tensa la piel y ataca la flacidez. Actúa por estimulación térmica intensa del colágeno y de las fibras elásticas de la dermis. Aplica energía a través de la piel, aumentando la temperatura. Acelera el metabolismo de las células y estimula la circulación. Devuelve firmeza y tensión a la piel. Se puede aplicar en cara, cuello, abdomen, brazos.
  • Factores de crecimiento Producidos por las células del organismo regulan la remodelación de la epidermis y la dermis. Restauran la vitalidad cutánea, aumentan el grosor y recuperan la consistencia elástica.
  • De la propia sangre El tratamiento de bioestimulación cutánea con plasma rico en plaquetas persigue la regeneración celular. Consiste en la aplicación intradérmica de un complejo derivado del plasma rico en plaquetas, obtenido a partir de la sangre del propio paciente. El objetivo es restablecer el metabolismo y la funcionalidad cutánea, afectados por el proceso de envejecimiento. El procedimiento asocia una sesión de aplicación de concentrado rico en plaquetas con otras de infiltración de vitaminas, microdermoabrasión con punta de diamantes, radiofrecuencia y dermocosméticos. Se realiza sólo dos veces por año para otorgar luminosidad, mejorar el color de la piel, atenuar arrugas finas y líneas de expresión, y volver más tersa la piel. Logra también retraer zonas con flacidez. No tiene contraindicaciones.
  • Luz. La terapia fotodinámica actúa por la aplicación de un medicamento y una luz especial sobre los tejidos anormales, para destruir sólo las células enfermas o envejecidas, respetando las estructuras sanas. Se indica para queratosis actínicas y ciertos cánceres de piel. Pero también se observó que resulta eficaz en tratamientos de piel sana con signos de envejecimiento por edad y daño solar. Mejora casos de enrojecimiento solar, melasma, pequeñas cicatrices y arrugas finas. En tanto, la luz pulsada intensa es captada por los pigmentos de la piel para eliminar manchas, telangiectasias y cerrar poros. El láser fraccionado se aplica en pequeños puntos de la piel. Por medio de calor regenera las células, atenúa arrugas, tensa, borra manchas y poros dilatados. Para tratar cara, cuello, pecho y manos se puede asociar varias luces para mejores resultados. Se alternan sesiones de luz pulsada, láser fraccionado y luz infrarroja. Cada una actúa sobre una capa diferente de la piel para devolver tonicidad y eliminar arrugas, manchas, cicatrices, rosácea y melasma.
  • Número uno Entre los rellenos el que se impuso es el ácido hialurónico, porque es hipoalergénico, el más maleable, y por ser químicamente el más neutro para el organismo. Su uso como relleno de arrugas ahora se extendió para dar volumen a la cara. Por ejemplo, en la zona de mejillas. Se indica en surcos, arrugas profundas, labios y comisuras. Como relleno, el ácido hialurónico presenta nuevas versiones con anestesia local, que asegura la ausencia de dolor durante y después del procedimiento. El tratamiento se aplica en zonas sensibles como labios, arrugas y alrededor de la boca. Su duración es de entre 9 meses y un año.
  • Lifting no quirúrgico El mesolifting asocia sustancias que se introducen en la dermis con pequeñas punturas. Actúan sobre el metabolismo celular para estimular la recuperación de la célula y de los tejidos que la rodean. Se usan antioxidantes, estimuladores del colágeno, hidratantes, sustancias nutritivas y tensoras.
  • Evitar Siempre evitar los rellenos definitivos porque, más allá de la imposibilidad posterior de corregir cualquier exceso, pueden provocar reacciones adversas con el tiempo, como los granulomas; también pueden migrar, con consecuencias imprevisibles. Para sacarlos sólo se puede recurrir a la cirugía. Los especialistas, que los desaconsejan, sugieren prestar atención porque su uso está muy extendido en la Argentina, debido a su costo menor y al gran volumen que proporcionan. "Es una tendencia mundial colocar rellenos reabsorbibles y no definitivos. Es que a rellenos definitivos complicaciones definitivas, como reacciones o migración. El uso de rellenos definitivos está desaconsejado por ética, aunque en países como la Argentina o Brasil están permitidos; sin embargo, en Estados Unidos no", aclara el dermatólogo Horacio Costa Córdova. Y agrega: "Es conveniente saber que todo el tiempo se evalúa si los aparatos aplicados a estética traen consecuencia a lo largo del tiempo. De algunos equipos puede existir la duda sobre su real eficacia. Por eso siempre hay que recurrir a profesionales serios y actualizados, que tengan conocimiento de las constantes investigaciones que se realiza sobre la aparatología que se ofrece en el mercado", concluye.
  • Buen balance

    Según el doctor norteamericano Frederic Brandt, dermatólogo de Madonna, Gwyneth Paltrow, Ellen Barkin y Lenny Kravitz, "la noticia más grande no es qué se está usando, sino cómo. La gran noticia no es la eliminación de las arrugas, sino poder balancear y remodelar la estructura de una cara. Cuando se es joven, la cara es más grande arriba, como un triángulo invertido. A medida que uno envejece, el triángulo se va dando vuelta y todo el volumen se va de los pómulos hacia la parte inferior. Lo que buscamos con los rellenos, de los que mi favorito es el ácido hialurónico, es remodelar la estructura facial. Relleno todo el pómulo para reestructurar las mejillas y se levanta así toda la parte media. Se reestructura todo el contorno inferior de la cara, donde se dan los primeros indicios del envejecimiento. Emparejo el contorno y así también se sostiene el cuello. Hago esto en vez de estirar. Cuando uno estira, la cara queda más chica, más esquelética, y eso no es joven".

    Demanda

    60% aplicación de toxina botulínica y de rellenos

    12% microdermoabrasión

    9% luz pulsada intensa

    Asesoraron

    Horacio Costa Córdova , dermatólogo director del curso de Cirugía dermatológica de la Sociedad Argentina de Dermatología; Rosi Flom , dermatóloga del Hospital de Clínicas; Adriana Raimondi , dermatóloga miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología; Laura Mijelshon , dermatóloga de la UBA; Silvia Mamone , especialista en medicina estética reparadora de la UBA; Laura Szafirstein , miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología; Cilad , Colegio Ibero-Americano de Dermatología; Alejandro Cordero , médico dermatólogo; Velia Lemel , miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.