Corpiño. El diseño algorítmico para usar tras una mastectomía

Una diseñadora norteamericana, inspirada en técnicas ancestrales croatas y a partir de algoritmos, creó una prenda para las pacientes que no optan por la cirugía reconstructiva
Una diseñadora norteamericana, inspirada en técnicas ancestrales croatas y a partir de algoritmos, creó una prenda para las pacientes que no optan por la cirugía reconstructiva Crédito: Gentileza Lisa Marks
Vivian Urfeig
(0)
25 de julio de 2019  • 15:15

El vacío pos mastectomía, el trauma de la reconstrucción, la reconfiguración de la vida sexual y los mil y un fantasmas. Cuando una mujer se somete a una cirugía que la dejará sin el tumor cancerígeno, pero también sin uno o dos de sus senos, el impacto psicológico es alto. Sólo en Latinoamérica y el Caribe se detectan más de 462 mil casos anuales, según la Organización Panamericana de Salud (OPS), que estima que para el 2030 esa cifra aumentará un 34%.

Las cifras a nivel internacional son más contundentes y funcionaron como disparador para el diseño de un corpiño ergonómico post mastectomía. "De los 1,7 millones de mujeres diagnosticadas el 50% renuncia a una cirugía reconstructiva según las estadísticas estatales del servicio de salud en los Estados Unidos. Entonces las pacientes se enfrentan con la imagen de su cuerpo y los miedos: cómo será la maternidad, cómo vivirán la vida en pareja", señala Lisa Marks, la autora de Algorithmic Lace. Se trata de un corpiño diseñado exclusivamente para estas pacientes.

Este desarrollo a partir de un "encaje algorítmico" fue el ganador del Gran Premio Lexus Design Award que todos los años distingue proyectos innovadores. Lisa, diseñadora industrial estadounidense, recibió su galardón durante la Semana de Diseño de Milán.

Antiguos saberes + nuevas tecnologías

El proceso de confección del soutien integra artesanías tradicionales con desarrollos tecnológicos
El proceso de confección del soutien integra artesanías tradicionales con desarrollos tecnológicos Crédito: Gentileza Lisa Marks

El corpiño, que apunta a ser una ayuda para transitar la etapa del post operatorio, está inspirado en los encajes. En este caso, son tridimensionales y sin costuras, creados con tecnología digital. Marks puso el foco en la concentración de puntos textiles debajo del pecho, para brindar una sensación de "más apoyo, ya que las pacientes con mastectomías no toleran las costuras ni los aros", explica la diseñadora, formada en Parsons School of Design.

Entre los desafíos, Lisa enfrentó la dificultad de combinar la tecnología actual con una técnica ancestral que la fascinó: el encaje de bolillos croata, un intrincado sistema tradicional destacado por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial.

La antigua técnica de tejido croata fue punto de partida para el desarrollo del diseño
La antigua técnica de tejido croata fue punto de partida para el desarrollo del diseño Crédito: Gentileza Lisa Marks

Se trata de un bordado geométrico sobre un patrón en forma de tela de araña, que se destinaba a la confección de indumentaria eclesiástica y folclórica en Croacia. "Sabía que podía trasladar estos patrones a un programa de modelado 3D para cada una de las mujeres. Así, el algoritmo determina el volumen y la profundidad de cada uno de los senos a reconstruir. Se realiza un mapeo digital sobre un busto de goma espuma, se imprime y los artesanos aplican los conceptos de los bolillos croatas. Son los que más saben de encajes, tendríamos que tener más en cuenta las técnicas ancestrales que encierran claves para afrontar problemáticas actuales", señala Marks.

Es un tipo de encaje que brinda "puntos de apoyo"
Es un tipo de encaje que brinda "puntos de apoyo" Crédito: Gentileza Lisa Marks

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.