Desfile de egresados

Se presentó el desfile de los alumnos que terminaron Cosiendo Redes, programa de capacitación e inserción laboral en la industria textil, creado por María Cher y su madre
Carolina Prioglio
(0)
20 de diciembre de 2012  

El secreto del aprendizaje es la disciplina. "Después de las tres faltas, los alumnos se quedan automáticamente fuera de los cursos. En Cosiendo Redes es muy parecido a la escuela", cuenta Liliana Crigna, al frente del proyecto de capacitación textil que creó junto con su hija, la diseñadora María Cher, hace seis años. También son muy estrictos en cuanto al horario de llegada. Es que en los cursos de Cosiendo Redes no sólo se capacita a los alumnos -en su mayoría mujeres y algunos hombres- también se aprende sobre los hábitos, las obligaciones y los derechos laborales. "En un trabajo no se puede ni faltar ni llegar tarde porque te quedás afuera; te dicen no vengas más. Y los alumnos después nos agradecen que nos manejemos así", agrega Crigna, trabajadora social y directora de la Fundación Paz, que aboga por la no violencia familiar. Ella, junto con Cher, vio en 2006 la necesidad de mano de obra calificada en el rubro indumentaria y textil y decidió hacer algo. Así surgió Cosiendo Redes, con el objetivo de capacitar a personas en situación de vulnerabilidad social, para darles un oficio que luego se pueda articular con una salida laboral. Y la iniciativa creció en espacio, en propuestas, en participación: hoy son 800 alumnos en treinta cursos anuales que enseñan moldería industrial, sastrería, estampado, costura industrial y derecho laboral, entre otras especialidades vinculadas al universo textil, dentro de las sedes de Tigre y Barracas, en el Centro Metropolitano de Diseño. "Muchas veces los lugares donde se enseñan oficios son feos y lúgubres y el que tenemos en el CMD es lo opuesto. Engrandece y dignifica a la gente que viene a aprender, así que estamos muy agradecidos por el espacio que nos facilitaron." Entre los docentes -quince en este momento-, hay universitarios recibidos en la carrera de diseño de la UBA, y también gente absolutamente idónea, que trabaja hace muchos años en el oficio, que ha manejado tanto talleres como maquinas. "Que tiene experiencia real -dice Crigna-. Para nosotros es muy importante contar con esa figura entre los profesores, porque tiene una mirada integral sobre la producción textil." ¿Y qué hay de la salida laboral? "En Cosiendo Redes existe un área de vinculación laboral para que los alumnos puedan conseguir un trabajo en relación de dependencia, o eventualmente armar sus talleres o cooperativas. Por eso, lo que más necesitamos son diseñadores, marcas y empresarios que al momento de necesitar personal capacitado nos llamen? potenciales alumnos tenemos en lista de espera."

Gilda, musa inspiradora

Contra lluvia, viento y marea, el desfile de fin de año de Cosiendo Redes tuvo lugar en el Centro Metropolitano de Diseño el pasado jueves 6 de diciembre. Y una vez más, la pasarela fue algo más que el espacio de la moda: se convirtió en el lugar de encuentro de los alumnos, de los oficios y de lo lúdico. Liliana Crigna lo llama un "mimo" para todos los que forman parte del proyecto, especialmente para las alumnas, que, luego de un año de arduo aprendizaje, se suben a la pasarela vistiendo lo que ellas mismas crean. En esta ocasión, el desfile fue conducido por Carla Czudnowsky y la selección de prendas, que luego se sortea entre todos, estuvo inspirada en la cantante Gilda, su música y su estilo.Luego de un año de trabajo, los alumnos exhiben sus diseños en la pasarela armada ad hoc en el CMD

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?