El vagabundo que se convirtió en ícono fashion

Se trata de un chino que vive en las calles de Ningbo cuyo look generó todo un fenómeno en la web; en Facebook ya tiene casi 3000 fans; mirá las imágenes
(0)
13 de abril de 2010  • 12:07

Todo comenzó con una foto que un transeúnte de la ciudad china de Ningbo publicó en Internet sin saber que la imagen de aquel hombre que le había llamado la atención provocaría tanto revuelo en las redes sociales.

El personaje en cuestión es un mendigo cuyo aspecto desaliñado y con toques bohemios hizo que se convirtiera en un ícono fashion y que que ganara fanáticos en Internet, quienes lo bautizaron como Brother Sharp (hermano elegante).

Muchos que se lo cruzan por la calle, le toman una foto y la suben a su página de Facebook , que ya consiguió casi 3000 fans. El diario The Independant publicó un artículo sobre él en el que señala que su aspecto recuerda a los populares actores asiáticos Takeshi Kemeshiro o a Ken Watanabe y lo compara con la colección "homless chic" presentada por la diseñadora británica Vivianne Westwood.

Sus fans hicieron un fotomontaje en el que muestran el paralelismo con los modelos del último desfile de Dolce & Gabbana y es más, ya se venden remeras con su imagen.

Si bien su aspecto es desaliñado y sucio, lo que llama la atención es su facilidad para combinar con gracia la ropa que encuentra, incluso prendas de mujer.

En un principio no se conocían detalles de su identidad, pero hace poco se supo que se llama Chneg Guorong, que tiene 34 años y es originario de Shangrao.

Muchos vecinos intentaron ayudarlo, pero Chneg se muestra reticente. Tras este boom en Internet, pudo contactarse con su familia, que señaló que tiene problemas psiquiátricos. Según cuentan sus parientes, se fue de su casa en 2003 por problemas económicos y recién supieron de él cuando su caso salió en los medios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.