Seda de piña. Los secretos del arte textil filipino en Buenos Aires

Valiéndose de un textil único en el mundo, la seda de piña, una exposición en Casa Victoria Ocampo reedita el viaje de una fibra natural que vinculó a la República de Filipinas y América Latina en la época de la colonia española.
Valiéndose de un textil único en el mundo, la seda de piña, una exposición en Casa Victoria Ocampo reedita el viaje de una fibra natural que vinculó a la República de Filipinas y América Latina en la época de la colonia española. Crédito: Gentileza
Andrea Lázaro
(0)
9 de noviembre de 2019  • 00:00

La exhibición itinerante Hibla ng Lahing Filipino (El arte de los textiles filipinos) del Museo Nacional de Filipinas que se presenta en el Fondo Nacional de las Artes, abarca conferencias, demostraciones y talleres de tejido en telar y bordado en una seda vegetal elaborada a partir de las hojas de ananá. "La colonización española comenzó a mediados del SXVI y duró más de tres siglos. Los españoles trajeron una variedad de piña, llamada red pineapple, que es de crecimiento rápido y fibras largas. Al principio, se usó para la confección de accesorios, ya que para el indumento se prefería el algodón", relata Linglingay F. Lacanlale, embajadora de la República de Filipinas en la Argentina. "La seda de piña es un tejido muy fino y delicado, frágil. Es caro, por lo que en nuestros días se usa para ocasiones especiales, como encuentros formales o ceremonias. Con él se confecciona el traje tradicional de las mujeres, con las mangas mariposa características. En la actualidad, se lo suele combinar con otras fibras vegetales o con seda tradicional para ampliar sus usos ", continúa la embajadora.

Ursulita Dela Cruz, una maestra tejedora de Kalibo, Aklan demuestra el tejido de piña-seda en un telar de pie en el Centro de Filipinas en Nueva York en 201
Ursulita Dela Cruz, una maestra tejedora de Kalibo, Aklan demuestra el tejido de piña-seda en un telar de pie en el Centro de Filipinas en Nueva York en 201 Crédito: Gentileza

El proceso de obtención de la fibra es arduo, y continúa siendo manual. Se obtienen los hilos más finos que se tejerán el telar, y otros más rugosos, que en las aplicaciones más innovadoras, se lo emplea como material constructivo. La planta se cultiva una vez que pudieron recolectarse los frutos, de esa forma se aprovecha íntegramente. "Me gusta considerarlo parte de nuestras industrias creativas, el tejido tiene valor económico, pero a su vez, es portador de nuestra cultura. Su comercio contribuye a preservar los saberes. Los jóvenes fueron perdiendo el interés en las técnicas ancestrales. Nuestro desafío es que vuelvan a valorarlas, por eso desde el gobierno se promueven diversas acciones en ese sentido.Sabemos que en este momento, el mundo de la moda valora los procesos hechos a mano, las piezas únicas, las técnicas artesanales. Lo vemos como una gran oportunidad", agrega Lacanlale.

La exhibición itinerante Hibla ng Lahing Filipino. Piña-Seda se realiza en la Casa Victoria Ocampo - Rufino de Elizalde 2831, Ciudad de Buenos Aires entre el 9 y el 24 de noviembre

Teoría y práctica

En el marco de la exhibición, se dictarán talleres entre el 9 y el 12 de noviembre en la Casa Victoria Ocampo que buscan promover el intercambio de saberes entre el artesanato filipino y latinoamericano. También están previstos encuentros con diseñadores y estudiantes de diseño para difundir el tejido. "Encontramos similitudes en los patrones, los tipo de telar y las técnicas artesanales. Es emocionante ver cómo la escena de una artesana frente a su telar, parece siempre la misma, sin importar a qué lugar del mundo pertenece. La cultura del tejido une a las personas. Este encuentro entre tejedoras y artesanas es una experiencia cargada de humanidad", concluye la embajadora.

Marilyn Tobias, una maestra bordadora de tela de piña
Marilyn Tobias, una maestra bordadora de tela de piña Crédito: Gentileza

La muestra cuenta con un capítulo argentino curado por Roxana Amarilla, directora del MATRA (Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales). "Me resultó natural vincular a esta fibra con el chaguar, el tejido que se obtiene de la bromelia hieronymi, una planta de la misma familia del ananá (bromeliáceas). Son todas especies americanas. La fibra viajó durante la colonia española. El comercio y el intercambio eran intensos en aquel entonces. Existía un barco anual que unía Manila con Lima y otro que hacía el trayecto hacia Nueva España (México)", dice la curadora.

Del 9 al 12 de noviembre se realizarán talleres y demostraciones de bordado y tejido. Informes e inscripción: vkors@fnartes.gov.a

Abanico de seda de piña
Abanico de seda de piña Crédito: Gentileza

Junto con el chaguar, el espacio incluye una seda silvestre catamarqueña que se produce en el monte de Ancasti (seda de coyoyo) y dos piezas experimentales de artesanas andinas en seda cultivada de origen asiático, Bombyx (la misma usada en Filipinas). "Además, se exhibien dos conjuntos patrimonio del Fondo Nacional de las Artes, una pieza premiada por el World Crafts Council (WCC) de la artesana wichi Ester Solano y una pieza prestada por Matriarca, entre otras. El soporte de indumentaria estará a cargo de la diseñadora Vicki Otero. El capítulo argentino complementa la información sobre el vínculo que tenemos con Filipinas", concluye Amarilla.

Nelia Rogano, una maestra tejedora de Kalibo, Aklan realizando tejido de piña-seda en un telar de pie en la Embajada de Filipinas en Londres
Nelia Rogano, una maestra tejedora de Kalibo, Aklan realizando tejido de piña-seda en un telar de pie en la Embajada de Filipinas en Londres Crédito: Gentileza

La exhibición itinerante Hibla ng Lahing Filipino. Piña-Seda se realiza en la Casa Victoria Ocampo - Rufino de Elizalde 2831, Ciudad de Buenos Aires entre el 9 y el 24 de noviembre

Talleres y demostraciones de bordado y tejido: del 9 al 12 de noviembre, en dos turnos diarios (10 a 13 / 14 a 17). Se entregará un kit de regalo. Informes e inscripción: vkors@fnartes.gov.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.