"Un sombrero puede cambiarte la personalidad"

Favorito de la realeza europea, desfila en cada acontecimiento especial. Sus diseños tienen humor y hablan por sí mismos. Según él, son la alternativa más económica a la cirugía estética y lo más glamoroso que uno se puede poner en la cabeza
Fernanda Garbarini
(0)
22 de septiembre de 2011  

LONDRES.– El sombrero es uno de los íconos de la moda que representa a la sociedad inglesa. Por tradición, por costumbre o por ser simplemente chic... Descubrir qué hay de nuevo para decorar la cabeza crea una gran expectativa para la prensa especializada. Puede ser un adorno; también puede indicar diferencias sociales.

Y es el diseñador Philip Treacy quien tiene récord de asistencia en las bodas reales. Es el autor del que usó recientemente la princesa Beatriz, nieta de la reina Isabel II –el más comentado de todos en la boda del príncipe Guillermo–, que se vendió en subasta por 131 mil dólares; también fue el encargado de subirse a la cabeza de Camilla; la reina Ana María de Grecia, y la princesa Mathilde de Bélgica. Así como a la de la fashionista Victoria Beckham.

Recibió a Moda & Belleza en Londres en su local de Pimilco. Nació hace 42 años en Ahascragh, pequeño pueblo al oeste de Galway, en Irlanda; estudió moda en The National College of Art & Design de Dublín, y luego se trasladó a Londres, donde se ganó un lugar en el Royal College of Art. A los 23 años consiguió un lugar en Chanel, bajo las órdenes de Karl Lagerfeld, donde trabajó 10 años. Pero su mentora fue Isabella Blow, periodista de moda, que usó sus diseños hasta el día de su muerte.

–¿Qué te aporta un buen sombrero?

–Puede cambiar completamente la personalidad de quien lo usa, permite que uno sobresalga y hasta camine de manera diferente. Puede hacer que la persona se sienta interesante. La gente piensa a veces que las personas que usan sombrero quieren mostrarse. Pero el ser humano desde siempre ha querido embellecerse a sí mismo. Siempre buscó vestir cada parte del cuerpo.

–¿Por qué eligió diseñar sombreros?

–No sé. Creo que son sexy... Cuando empecé a estudiar pensaba que eran para señoras mayores solamente. ¡Era insano pensar que me iba a dedicar a este rubro! Y las cosas se fueron dando... Me encanta la idea de lo desconocido y del futuro, no sé qué va a ocurrir la semana que viene, y eso es una actitud de moda.

–Sos como un animal de moda...

–Está muy bien acusar a alguien de ser un animal de moda –soy uno también– (se ríe). Con la moda siempre se está obsesionado con algo por un momento, y luego se pasa a otra cosa. Esa es la naturaleza de la moda, es todo un cambio.

–¿A todas les quedan bien?

–Todas las mujeres pueden usar sombrero. La cabeza es una parte muy potente del cuerpo para decorar. Cuando conocés a alguien por primera vez, la mirás directo a la cara. El objetivo es mejorar las características de la cara, y un sombrero lo logra. ¡También puede ser una alternativa más económica a la cirugía estética! (Se ríe) Uno se pone el sombrero y nadie te mira la cara...

–¿Por qué es tradición llevar sombrero en el Reino Unido para eventos?

–Son bellos y elegantes, además de comunicar el pensamiento y un sueño de manera visual. Hay muchas oportunidades en Inglaterra para llevar sombreros, como Ascot y las Royal Party Garden, donde es obligatorio tener la corona de la cabeza cubierta. Nuestra familia real no permitirá que nos olvidemos que llevar sombrero es glamoroso.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.