Zapato guante. Creado por un argentino que lo vende en todo el mundo

Martiniano López Crozet creó, en Los Ángeles, una marca de calzado hecho a mano que tiene al zapato guante como emblema, lanzado tres años antes que Phoebe Philo los impusiera a través de Céline como tendencia
Martiniano López Crozet creó, en Los Ángeles, una marca de calzado hecho a mano que tiene al zapato guante como emblema, lanzado tres años antes que Phoebe Philo los impusiera a través de Céline como tendencia
Lorena Pérez
(0)
15 de abril de 2019  • 17:39

Martiniano López Crozet fue parte de la movida cultural de diseñadores que llegó a la Primera Bienal de Arte Joven, en 1989, también finalista en el legendario concurso de Alpargatas en el 88, mismo año en el que presentó una línea de ropa de dormir para hombre que se comercializó como unisex. Luego voló a Estados Unidos donde formó junto a Milena Muzquiz Los Súper Elegantes, un dúo performático con el que participaron en la Bienal de San Pablo, Museo de Arte Moderno de Paris, Museo de Arte Contemporáneo de Chicago y en el Whitney de New York. En 2011 volvió a Buenos Aires y se capacitó en confección de calzado en el Museo del Traje. Un año más tarde retornó a Los Ángeles y lanzó Martiniano, una marca de calzado hecho a mano que tiene al zapato guante como emblema, lanzado 3 años antes que Phoebe Philo los impusiera a través de Céline como tendencia. Vende en más de 20 países -la mitad de su producción es para Japón- y sus diseños se encuentran en 85 boutiques alrededor del globo, incluída la exclusiva tienda online Net-a-Porter.

Martiniano, su zapato guante marcó tendencia
Martiniano, su zapato guante marcó tendencia

-¿Te influenció en algo la idiosincrasia argentina para crear una marca de zapatillas?

-En muchos sentidos, sí. Argentina tiene ejemplos de zapatos clásicos que han sobrevivido al paso del tiempo y las tendencias: el mocasín, la alpargata y la bota de montar, por ejemplo. Los tres son de naturaleza sencilla, relativamente sin adornos y bien utilitarios. Me gusta la idea de volver a los objetos simples, respetando las cualidades presentes en los clásicos: rusticidad, austeridad y modestia. Sin embargo, todavía es importante para mí desafiar las expectativas mezclando modernidad con historia.

-¿Cómo te preparaste para lanzar Martiniano Shoes?

-Investigué sobre calzado histórico, específicamente, calzado medieval y calzado de corte de los siglos XVII y XVIII. Fotografié pinturas y grabados de zapatos de museos y libros de arte. Creo que la idea principal, aparte de la investigación visual, fue que quería simplificar el significado como un alejamiento de las complicaciones de hacer arte para el mundo del arte. Solo quería hacer un objeto y no tener que explicarlo conceptualmente: un zapato es simplemente un zapato.

Martiniano Shoes se vende en más de 20 países -la mitad de su producción es para Japón- y sus diseños se encuentran en 85 boutiques del mundo
Martiniano Shoes se vende en más de 20 países -la mitad de su producción es para Japón- y sus diseños se encuentran en 85 boutiques del mundo

-¿Cuáles son los factores esenciales para hacer el zapato perfecto?

-Primero pienso en la calidad de los materiales, la forma, el confort y la portabilidad. También, analizo el potencial que tienen los zapatos en convertirse en un clásico: me di cuenta de que los zapatos se convierten en clásicos cuando son esenciales.

-¿Cómo ves la industria del calzado en Argentina?

-Durante las últimas décadas, la industria del calzado en Argentina ha sido estática y no se ha industrializado realmente, resultando zapatos que tienen la sofisticación y rusticidad del calzado italiano de la década de 1940.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?