A buen entendedor, cero palabras

María José Rodríguez Murguiondo
(0)
2 de diciembre de 2018  

Años atrás, utilizaba para dar clases de inglés un casete en el que se reproducían textos centrados siempre en una idea fuerza que se desarrollaba con ejemplos. De ellos, todos muy entretenidos por cierto, el que nunca he podido olvidar era uno que empezaba con una sentencia inquietante: está comprobado que todos, sin excepción, decimos alrededor de cien mentiras por día. Solo recuerdo eso y que no ofrecía ninguna justificación científica ni citaba estudio alguno que respaldara semejante afirmación o que explicara cómo se había llegado a esa cifra tan contundente. Creo que esa frase me ha quedado impresa en la memoria porque no hay duda de que para sobrevivir y no convertirnos en seres socialmente inadaptados debemos recurrir indefectiblemente a la mentira. Y quien diga lo contrario todos sabemos que miente.

Si analizamos lo que decimos a lo largo del día, gran parte de nuestros enunciados están teñidos de falsedades indispensables y cuasi invisibles ante los ojos del prójimo y sobre todo ante los propios. Ya desde la básica función fática que se establece en el contacto cotidiano con la mayoría de los seres que nos cruzamos, la respuesta muchas veces dista de la verdad. A preguntas del tipo "¿cómo andás?" "¿todo bien?" "¿qué tal?", respondemos a aquel que la formula lo que espera recibir: "muy bien", "sí, todo bien", "perfecto", y así sucesivamente. Si la verdad fuera dicha y contestáramos que andamos pésimo, que tenemos un día fatal o que nuestra existencia es un rosario de desgracias, es de esperar una mueca de rechazo, malhumor o hasta de sorpresa por nuestra desatinada reacción ante lo que se pretende de una situación comunicativa de esta naturaleza. De hecho, la respuesta negativa o pesimista traiciona un pacto implícito y casi de inmediato provoca la huida despavorida del destinatario y la pesadumbre del emisor ya sea porque se siente incomprendido o porque segundos después de lanzar las palabras comprende que la respuesta era equívoca.

Del bagaje de falacias que pueblan nuestras jornadas, sin duda, una categoría a la cual también casi nadie escapa por más que se esmere es a la de la mentira piadosa. Tan instalada y aceptada está entre nosotros que, junto con la oficiosa, son las únicas definidas en el diccionario de la Real Academia Española, que sostiene que la piadosa es la "mentira que se dice a otro para evitar un disgusto o una pena". Los relatos que me hicieron dos amigos, con muy pocos días de diferencia entre ellos, sobre cómo sus contrapartes habían dado por finalizada abruptamente la relación amorosa que mantenían no hacía mucho tiempo tuvieron una coincidencia que me hizo preguntarme si ya no se hacen más esfuerzos por evitar disgustos o penas... o al menos atenuarlos.

Se solían desarrollar estrategias de lo más variadas para evitar estar con alguien a quien no queríamos seguir frecuentando para que este no se diera cuenta de lo que verdaderamente sentíamos. "No tengo tiempo", "estoy tapada de trabajo", "tengo que estudiar", "salgo con amigos", "me duele la cabeza", "se enfermó mi mamá", "hoy no puedo pero la semana que viene tal vez sí", "te prometo que te llamo yo en cuanto pueda"... etcétera, etcétera, son solo unos poco ejemplos de los miles de excusas ridículas y hasta hilarantes a las que se recurría para no herir al prójimo.

Por eso, ante los jugosos relatos sobre cómo estos amigos habían pasado veladas encantadoras en las que sus pretendientes se habían deshecho en promesas de amor y elogios fogosos sobre que pocas veces se habían sentido tan bien, tan cómodos, tan contenidos, blablablá... fue ingrata e inesperada la resolución de sendos amoríos. Al día siguiente de uno de estos encuentros en que ambos creían haber sido bendecidos con la ansiada llegada del príncipe azul, se encontraron con que los habían bloqueado de todas las apps y las redes sociales a través de las que se comunicaban. Desaparición absoluta de toda posibilidad de comunicación sin que mediara ni la más mínima razón aparente ni existiera la oportunidad de saber a qué se debía esa abrupta desconexión. Borrarse de la faz de la Tierra con solo un touch sin duda le evita al otro el engorro de elaborar pretextos y de soportar reproches que nadie tiene ganas de escuchar y mucho menos de contestar. Sin embargo, el silencio sepulcral sume a quien es condenado a él en el abismo de la sinrazón y la desazón, y a cientos de interrogantes que solo generan las más variopintas especulaciones sobre el motivo del repentino abandono. Peor aún, graba a fuego en mentes y corazones la dolorosa sensación de que ni siquiera merecieron la piedad de una mentira. Solo les queda el triste consuelo de la impiedad de la cruda verdad.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.