Ahmadinejad, otra vez en América latina