Bárbara Figueroa, la joven militante comunista que busca revitalizar el reclamo sindical en Chile

Docente, de 33 años, la primera mujer al frente de la Central Única de Trabajadores chilena es elogiada y criticada por su vocación dialoguista
José Vales
(0)
30 de septiembre de 2012  

El gobierno de Sebastián Piñera goza de una característica singular.

Allí donde le surgen los problemas más acuciantes, la oposición se corporiza en un rostro femenino. En el conflicto estudiantil tiene que lidiar desde hace más de un año con Camila Vallejo. Sus contradicciones políticas deberán ser testeadas en las urnas, casi con seguridad con la carta más fuerte de la opositora Concertación Democrática, la ex presidenta Michelle Bachelet, y ahora, la Central Única de Trabajadores (CUT) acaba de elegirar como presidenta a Bárbara Figueroa, la primera mujer en la historia en ocupar ese cargo, quien tendrá la difícil tarea de sacar a la organización de su estancamiento, renovar la organización sindical y forzar respuestas gubernamentales a viejas demandas laborales.

Profesora de filosofía de 33 años, madre de un hijo y militante desde la adolescencia del Partido Comunista chileno (PCCH), sindicalista docente, Figueroa tiene una historia ligada desde la infancia al partido de la hoz y el martillo. Para llegar al más alto cargo de la CUT, debió pasar por una purga de postulantes. Primero, dentro del propio Colegio de Profesores; luego, entre los dirigentes sindicales del PCCH, como el minero Cristian Cuevas, para después quedar mano a mano con el socialista Arturo Martínez, quien había liderado la Central en los últimos 12 años y a quien venció por una diferencias de dos votos.

De esa manera, con la mayoría de los 60 delegados, Figueroa selló un nuevo logro para el comunismo chileno que, bajo el liderazgo del diputado Guillermo Teillier, logró en 2009 -por primera vez desde la recuperación democrática- tres bancas en el Congreso, tiene en la Federación de Estudiantes a la combativa y no menos bella Camila Vallejo y ahora a Figueroa en la CUT.

"Es tiempo de diálogo y movilización", prometió esta profesora de escuela media, quien desde 2008 ocupaba un cargo en la conducción del Colegio de Profesores, para acabar con el "inmovilismo" que a su juicio y el de otros sectores había caracterizado la gestión de su antecesor.

Política en la sangre

La nueva líder es hija del dirigente sindical José Figueroa, un histórico militante comunista que en el año 2000 se había convertido en el primer comunista en ser elegido alcalde de una ciudad (San Fernando) desde la recuperación democrática en 1990. La política y la militancia en el PC la acompañan casi desde niña: su padre fue regidor (concejal) de San Fernando desde 1971 hasta el 11 de septiembre de 1973, cuando el golpe de Estado contra Salvador Allende lo obligó a pasar a la clandestinidad.

Desde los 15 años supo alternar sus estudios secundarios en el liceo José Gregorio Argomedo, de esa ciudad, con la militancia en "la Jota" (como se conoce a la Juventud Comunista), donde ocupó diversos cargos.

Pedagoga graduada en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, y profesora de filosofía recibida en el Instituto Pedagógico en 1998, Figueroa experimentó en las últimas semanas cómo es eso de arreglárselas con los compromisos del liderazgo y ser una persona pública sin quitarle tiempo a su hijo de cinco años, a quien despide todas las mañanas en su casa de Puente Alto.

Quienes la conocen desde los tiempos en que agotaba su tiempo libre en la militancia juvenil, Bárbara es más amiga del diálogo que de la confrontación. Algo que la caracterizó en el trabajo de su sindicato y que le valió, desde comienzos del año, el apoyo de la cúpula del partido para pelear por el máximo cargo de la CUT.

Es justamente esa disposición al diálogo de la que desconfían sus detractores, o aquellos que se muestran más pesimistas de lo que pueda alcanzar al frente de la Central. Ése es el caso de Jorge Pavez, ex presidente del Sindicato de Profesores, quien observa a la máxima dirigente moviéndose "dentro de los límites que se han venido estableciendo en las negociaciones del PC con la Concertación".

Es en ese sentido que apuntan que uno de los primeros llamados de felicitación que recibió al ser elegida no provino de dentro de Chile, sino de Nueva York. Más precisamente, fue de la ex presidenta Bachelet, la primera mujer en llegar al Palacio de la Moneda y casi segura candidata para las próximas elecciones.

"Se comprometió a que mantengamos un contacto en el futuro", dijo Figueroa cuando narró el contacto entre sus compañeros y colaboradores. Y, de paso, ratificó que es en ese espacio donde suele sentirse más cómoda: en la negociación y en el diálogo con los sectores más afines ideológicamente y con los disidentes de la Concertación, de acuerdo con el testimonio de quienes conocen su labor sindical. Durante su etapa en el Colegio de Profesores tuvo que soportar más de una crítica por mantener negociaciones con las bancadas parlamentarias por algunos de los proyectos del sector, cuando otros sectores impulsaban la ruptura.

De su compañera de trinchera Camila Vallejo aguarda estrategias de movilización conjunta a pesar de que las separan algunas cuestiones de estilo. De la ministra de Trabajo, Evelyn Matthei, espera respuestas rápidas, como el mejoramiento de la negociación colectiva o una reforma en el sistema previsional para las mujeres trabajadoras, según dijo al periódico La Tercera.

No fueron pocos lo que destacaron que la relación gobierno-sindicatos esté ahora en manos de dos mujeres. De inmediato, Figueroa se apuró a aclarar que no era su intención realizar "valoraciones de género", ya que "pensar que vamos a entendernos por el hecho de ser mujeres representaría una discriminación positiva".

Sin embargo, las cuestiones de género pesan para ella, como para cualquier militante del PC, que se caracterizó siempre por la defensa de los derechos de la mujer, y supo erigir a la mítica Gladys Marín como líder partidaria durante el pospinochetismo. Hasta su desembarco en la CUT, en su escritorio del sindicato colgaba un cartel que rezaba: "¡Cuidado, el machismo mata!"

Así como se para contra el machismo, lo hace en favor del matrimonio gay y la legalización del consumo de marihuana. Figueroa se reconoce a la misma distancia de la vieja nomenclatura partidaria que de la Juventud Comunista. "Pertenezco a la generación de transición entre la savia de mayor experiencia y la vitalidad de los más jóvenes", asegura esta profesora entre cuyos discos no pueden faltar los "trasandinos" Charly García o Soda Stereo.

Su modelo de líder parece ser la emblemática Marín, fallecida en 2005, a quien reconoce y recuerda "como la persona que abrió el Partido a las transformaciones de los últimos años, sin ser una política masculinizada, sino muy femenina, lo que no le quitó que fuera una mujer con fuerza, ímpetu y convicción, pero a la vez muy dulce, cálida y seductora".

Ahora parece ser su turno. Tal vez con algunas de esas características, deberá cargar sobre sus espaldas con la representación de 650.000 trabajadores afiliados a la CUT y con el rol más importante para una dirigente comunista en estos 22 años de democracia. Y, de paso, seguir reafirmando eso de que allá donde surge una contraposición al gobierno de Piñera, aparece siempre una mujer.

Quien es

  • Nombre y apellido
  • Bárbara Figueroa

  • Edad
  • 33 años

  • Trayectoria
  • Pedagoga y profesora de filosofía, es militante del Partido Comunista desde la adolescencia, e hija del dirigente sindical José Figueroa. Tiene un hijo.

  • Estilo político
  • Cómoda en la negociación, se presenta como representante de la "generación de transición" entre la vieja guardia y los jóvenes del partido.

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.