Bienvenido a la jungla tecnológico financiera

Nicolás Litvinoff
Nicolás Litvinoff MEDIO: Estudinero
Fuente: Archivo
(0)
3 de diciembre de 2019  • 01:38

No es del todo correcto sostener que "el mundo está cambiando gracias a la tecnología". Lo más importante de esa transformación ya sucedió y se produjo frente a nuestras narices. El problema es que muy pocos se dieron cuenta.

Las fábricas o los "fierros", como gustan decir los nostálgicos, ya no constituyen el verdadero motor de la economía. La economía real no es tan real y las exportaciones no tienen el peso de otros tiempos.

El imperio económico estadounidense se basa en el dominio de las nuevas tecnologías que se expanden a través de Internet y que explican mucho más que cualquier fábrica tradicional la guerra comercial con China, donde el 5G es protagonista.

Como todo cambio de paradigma, esta nueva ola genera una fuerte discontinuidad. Actualmente, nos encontramos con empresas financieras tecnológicas (fintech) dirigidas por millennials ambiciosos que sortean fácilmente las leyes y regulaciones pensadas para un mundo que ya no existe más.

Estamos en una verdadera jungla tecnológico financiera donde los depredadores más flexibles y livianos se devoran a los grandes y pesados que reinaban e intimidaban con su tamaño, pero hoy devinieron en omnívoros que asustan cada vez menos. En esta jungla, nada se valora más que la capacidad para moverse veloz y agresivamente en distintos ecosistemas, con la gratuidad y la comodidad como armas de destrucción masiva.

En la columna de hoy, analizaremos algunos casos que nos ayudarán a comprender que el futuro ya llegó y que, cuanto más rápido nos adaptemos al contexto, mayores serán nuestras chances de supervivencia y éxito financiero.

¿Cuál es la empresa más valiosa de la Argentina?

En un momento fueron las petroleras, luego los grandes holdings empresariales, más tarde las instituciones financieras. Lo cierto es que todo cambió drásticamente en los últimos dos años: la empresa más valiosa del país hoy se llama Mercado Libre: vale por Bolsa unos 29 billones de dólares (29 mil millones de dólares nuestros), casi el triple de las reservas disponibles del Banco Central.

Para ponerlo en perspectiva, en la Bolsa de Nueva York Banco Macro vale 2 billones de dólares, Grupo Financiero Galicia 2,2 billones, YPF 3,8 billones e Irsa 0,4 billones. La suma de todas estas grandes empresas no llega al tercio del valor de Mercado Libre.

Claramente, la apuesta a futuro en lo que refiere a la generación de valor pasa más por las nuevas tecnologías que por los negocios tradicionales, por la economía de lo intangible, por las fintech.

¿Otra prueba más? La prometida "lluvia de inversiones" se transformó en una sequía fenomenal, pero donde sí garuó finito es en el sector tecnológico: la fintech Ualá anunció la semana pasada que cerró una nueva ronda de inversión por 9.450 millones de pesos (150 millones de dólares) con fondos de inversión como Tencent y Softbank.

¿Dónde están las columnas de dinero más altas?

"No saben qué hacer con la guita". No estamos hablando de los bancos ni de las sociedades de Bolsa ni de los industriales. Nos referimos a las empresas tecnológicas estadounidenses que se encuentran en estos momentos sentadas sobre pilas de cash impresionantes.

A saber: Apple tiene 205,9 billones para invertir, Microsoft 136,6 billones, Google 121,2 billones, Facebook 52,3 billones, Amazon 43,4 billones, Oracle 35,7 billones, Cisco 28 billones, Intel 16,8 billones, Uber 12,7 Billones, Qualcom 12,3 billones e IBM 10,8 Billones. El total da 675,7 billones (para nosotros 675.700 millones de dólares, una cifra escalofriante producto de las ganancias obtenidas por las empresas tecnológicas. Son montañas de dinero que adornan la jungla.

¿Cuáles son los eventos que más venden?

Para las empresas argentinas, el año ya no se salva más en las fechas tradicionales como Navidad, el Día del Padre o el Día del Niño.

Desde hace ya algunos años, eventos online anuales como Cybermonday (11.811 millones de pesos de facturación en 2019), el Hot Sale (8.512 millones de pesos) y el Black Friday (se esperan las cifras oficiales con ventas récord producto del cepo y la devaluación) son las estrellas del comercio, fundamentalmente electrónico.

Como se puede apreciar, en la jungla el consumo se vuelca cada vez más a las punto com y las apps en detrimento de los locales tradicionales.

¿Qué bienes tangibles tienen las empresas que lideran sus sectores?

Facebook es una de las empresas de contenido más grandes del mundo y no genera contenido propio, sino que lo hacen sus suscriptores.

Airbnb es una de las empresas líderes en hotelería (alojando a más de 2 millones de personas por noche) y no tiene hoteles propios.

Uber es la empresa de transporte número uno a nivel global y no tiene vehículos.

Netflix es la distribuidora de contenidos audiovisuales que más factura y no tiene cines.

Mercado Libre es la empresa de comercio más importante de la Argentina y no tiene locales ni inventarios propios.

Esto habla del triunfo de los negocios intangibles y las innovaciones tecnológicas P2P (persona a persona) que eluden regulaciones, como es el caso de Uber o Airbnb, y conquistan países sin molestarse en pedir permiso legal. Los depredadores de la nueva jungla conocen atajos y no dudan en tomarlos.

¿Cuál es el mecanismo de transferencias internacionales de dinero más pujante?

La movilidad de capitales a nivel global es lenta, cara e ineficiente desde hace mucho tiempo. Basta con escuchar las quejas de inmigrantes que, desde distintos países del mundo, giran remesas a sus familiares y pagan comisiones que llegan en algunos casos al 30% del monto enviado.

Las regulaciones que buscan evitar el lavado de dinero y la evasión impositiva explican parte del costoso entramado burocrático, pero lo cierto es que detrás de las comisiones usureras están los duopolios formados por las empresas de tarjetas de crédito y las entidades financieras que venden el servicio de las transferencias internacionales.

Frente a este escenario, la tecnología blockchain, que se hizo popular de la mano del bitcoin, surge como una alternativa desregulada, resistente a la censura, barata y rápida que muchos ya saben aprovechar.

Claro que la volatilidad de precio del bitcoin (que en 2019 subió más del 100%) asusta a más de uno, pero no es el único criptoactivo en el menú: en los últimos tiempos viene ganando cada vez más popularidad el stablecoin, que ofrece lo mejor de la tecnología blockchain junto con la estabilidad en valor que ofrecen las monedas tradicionales como el dólar, el yen y el euro.

En la jungla financiero tecnológica solo se necesita smartphone para enviar dinero a otra parte del planeta en minutos y a un costo marginal.

Conclusión

Los argumentos presentados aquí lo confirman: el mundo de los negocios ya no es lo que era.

Más allá de las anécdotas y los datos de color, el lector debe tomar conciencia de que, si quiere crecer profesionalmente, hacer caso omiso a las nuevas tecnologías puede resultar muy caro.

Cuanto antes nos adaptemos, mejor. Es un mundo muy distinto al que conocimos hasta hace poco. Innovación y flexibilidad son términos que deben estar siempre presentes para adoptar las nuevas tecnologías sin prejuicios y con la mente preparada. El futuro llegó. Welcome to the jungle.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.