Un futuro sin corralitos financieros

Nicolás Litvinoff
Nicolás Litvinoff MEDIO: Estudinero
Fuente: Archivo
(0)
17 de septiembre de 2019  • 00:55

Esa palabra que empieza con "c" y que prácticamente no se puede nombrar en la Argentina sin ser acusado de desestabilizador, cualquiera sea el gobierno de tuno. Esa palabra que describe una apropiación por parte del Estado y los bancos de manera compulsiva de los plazos fijos, las cuentas corrientes y las cajas de ahorro de la gente. Esa palabra que refiere a los capítulos más tristes de la historia económica reciente de nuestro país en poco tiempo será tan anacrónica como hablar de la máquina de fax. Todo, gracias a las nuevas tecnologías.

En la columna de hoy vamos a analizar juntos las stablecoins, una suerte de criptomonedas estables que apuntan a cambiarlo todo en el mundo del dinero. Para ello, repasaremos nociones sobre la blockchain (cadena de bloques) que nos permitirán introducirnos en este maravilloso nuevo mundo tecnológico financiero. Así podremos argumentar a favor de la sentencia de esta nota: en un futuro muy cercano no habrá más corridas bancarias ni corralitos financieros. Las personas custodiarán su dinero por su cuenta sin necesidad de recurrir a bancos o entidades financieras.

La blockchain y las stablecoins

La blockchain es una tecnología que nació 10 años atrás con el Bitcoin como estandarte, pero no se limitó a la criptomoneda y comenzó a aplicarse en otras áreas y en emprendimientos que comprenden universos distintos del financiero.

Entre sus particularidades más significativas podemos mencionar las siguientes: es un sistema descentralizado (no depende de un Estado ni de un organismo multilateral), es totalmente transparente, no se puede hackear, es inmutable (una vez que se cargan las operaciones no pueden ser modificadas) y ofrece un costo operativo y una velocidad de transacción sensiblemente inferiores a los de los sistemas tradicionales.

Somos muchos los que creemos que esta nueva tecnología es absolutamente disruptiva, al nivel de Internet en los '90. Más temprano que tarde ganará aprobación del público en general cuando los nuevos desarrollos vuelvan tangibles las ventajas mencionadas y muchas otras que aún no conocemos y van a ir apareciendo.

Ahora bien, ¿qué son las stablecoins y cómo pueden terminar con los corralitos financieros?

Se trata de un tipo de criptoactivo que, a diferencia del Bitcoin, el Ethereum y otros, está respaldado por dinero, commodities y demás activos que reducen la volatilidad de su precio.

¿Cómo funcionan? En el caso de un stablecoin de dólares, para poder emitirlo debe haber un dólar de respaldo detrás de la emisión. De esta forma, esa unidad de stablecoin se vuelve canjeable por un dólar en cualquier momento, con lo que su cotización se acercaría siempre a la del dólar.

Alguien con un poco de memoria podría recordar el período de Convertibilidad que transitamos en la Argentina en los '90 y que terminó en la crisis de 2001, pero aquí estamos hablando de otra cosa: las stablecoin ofrecen grandes ventajas, como la de utilizar una wallet (billetera) virtual que, con los recaudos necesarios, se vuelve más segura que un banco.

La billetera virtual no tiene ningún costo de mantenimiento o custodia. Tampoco tiene riesgo de robo o confiscación (nadie que no sepa la clave privada podrá acceder a la wallet), brinda acceso 24x7 a la tenencia (las 24 horas del día, los 7 días de las semana) y permite transferir las cripto a cualquier lugar del mundo en cuestión de minutos y a un costo ínfimo.

Insistimos: la blockchain viene a eliminar toda intermediación que no agregue valor o que pueda ser reemplazada y automatizada por las nuevas tecnologías.

En el caso que estamos estudiando, la costosa y burocrática intermediación que realizan los bancos es la que está en peligro. Tanto el servicio de custodia como el de transferencia pueden ser reemplazados gracias a la blockchain: disminuyen los costos, mejora el acceso a la cuenta, las transacciones se vuelven más transparentes, las operaciones quedan garantizadas y desaparecen los riesgos de corralitos, cepos y demás artilugios financieros nocivos a los que los argentinos, a los golpes, nos hemos acostumbrado.

La oferta actual de stablecoins

Entre los que operan respaldados por dólares, son 8 las stablecoins más conocidas y más negociadas: Theter (el principal), TrueUSD, USD Coin, Paxos, Gemini, Dai, BitUSD, y sUSD. Entre todas poseen un valor de mercado de casi 5000 millones de dólares (casi el 10% de las reservas del Banco Central de la República Argentina), aunque en sus transacciones intradiarias se opera mucho más dinero (Theter mueve un promedio de 16.000 millones de dólares por día).

Más allá de la búsqueda de estabilidad en estas cripto, una buena medida para un inversor precavido consiste en diversificar su tenencia entre varias stablecoins para minimizar el impacto de un evento inesperado.

A modo de conclusión: la tricotomía del dinero

Soplan vientos de cambio en el mercado financiero y los beneficiarios podrían ser, al fin, los usuarios, es decir, todos nosotros. Los nuevos tiempos nos llevan a una tricotomía del dinero: el dinero de los Estados, el dinero de la gente y el dinero de las empresas.

El dinero de los Estados es el dinero fiduciario cuyos defectos todos conocemos: inflación, endeudamiento y, por sobre todas las cosas, ningún tipo de respaldo por cada billete emitido.

El dinero de la gente corresponde a las criptomonedas como el Bitcoin que pueden ser transadas, custodiadas y transferidas sin ningún tipo de intervención estatal o corporativa. Es un dinero P2P ( peer to peer, de intercambio entre usuarios iguales).

El dinero de las empresas está en plena gestación luego del anuncio de la creación de Libra por parte de Facebook. Con el correr de las semanas, vamos contando con más herramientas para entenderlo mejor: la Libra Facebook será como una stablecoin, aunque en lugar de tener como colateral solo dólares, apoyará sus espaldas en una canasta de monedas que incluye euros, yenes, libras esterlinas y francos suizos. En principio, no contará con yuanes.

Las nuevas tecnologías lo harán posible: habrá un futuro sin corralitos financieros incluso en la Argentina. Este título puede ser atrapante, pero lo cierto es que hay mucho más: la blockchain propone no solo la eliminación del riesgo bancario sino también de las comisiones usureras y del peligro de pérdida del poder adquisitivo de nuestros ahorros ante devaluaciones del peso.

Convertirse en un early adopter (primer cliente) es saber sacarle provecho a esta tendencia. El sistema financiero mundial está cambiando. Mi recomendación es que no te quedes afuera.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.