Cartas de los lectores

La Argentina, un país de vidas desechables; Marihuana en el tren; Imagen; Venezolana valiente; Un simple no; El uso de efectivo; Piquete de dos; Correo Argentino
(0)
23 de abril de 2017  

Carta de la semana

La Argentina, un país de vidas desechables

Me detuve ante la foto que publicaron los medios en la que se ve cuando unas bestias arrojan al hincha de Belgrano de Córdoba desde una tribuna. Miraba al resto de la hinchada: observaba indiferente, insensible a lo que sucedía. Como si alguien estuviera arrojando un papel, no un ser humano. En la Argentina la vida no tiene valor, es tan desechable como un cigarrillo consumido. No es que vayamos al abismo, estamos en él. Ya no hay gobierno ni educación que nos saque de esta tragedia. Observamos como algo cotidiano, simple, vulgar, la muerte de nuestro prójimo, como esos espectadores que miraban inconmovibles la suerte del hincha arrojado. ¿Qué nos ha pasado? ¿En qué momento se abrió esta puerta fatal? ¿Qué nos hizo así? Manejamos tecnología de última, estamos rodeados de confort, en una tarjeta de plástico se encuentra guardado nuestro dinero, hablamos con un amigo desde cualquier lugar, nos tomamos una foto e instantáneamente se la mandamos a quien le interese, consultamos al Google si tenemos dudas, y más. ¿Esto nos hizo mejores? Hannah Arendt propuso el concepto de "mal radical", que lo asocia con el "mal absoluto", mencionando también a Kant, quien planteó la tendencia del ser humano de provocar daño y hacer oídos sordos a los imperativos morales.

Debemos preguntarnos, como lo hizo Arendt: ¿hemos llegado a banalizar el mal? ¡Dios nos ampare!

Jorge Omar Alonso

DNI 5.188.676

Marihuana en el tren

Tengo 15 años. La semana pasada viajamos con mi papá, como lo hacemos siempre, en la línea San Martín de ferrocarril, pero esta vez fuimos en el furgón, porque luego usaríamos nuestras bicicletas. Lo que vi allí no me sorprendió, por haberlo escuchado de boca de mis hermanos: varios hombres preparándose cigarrillos de marihuana y tomando bebidas alcohólicas en cantidad. Y conversaban sobre sus plantaciones de la forma más normal. No hubo nadie que les recriminase su actitud. Pero lo que sí me sorprendió fue que estas cosas se van incorporando en mi generación de la forma más normal. Estas personas se estaban autodestruyendo, con la falsa idea de que con estos productos se sentirían más felices, que iban a "llenar" un vacío. Lo más triste es que nadie hace nada para ayudarlos.

Terminado el viaje, calculé haberme fumado tres o cuatro cigarrillos...

Faustina de las Carreras

DNI 43.322.929

Imagen

A partir del 1A la imagen del Presidente y de la gobernadora Vidal han ido subiendo, y como quiero que continúe en ascenso, les pido a Baradel y a la oradora de Ctera que se esfuercen en seguir embarrando la cancha, y en lo posible busquen alguna excusa para otro paro nacional docente, así los chicos tienen otro día sin clases. También les pido a los piqueteros y encapuchados que sigan cortando calles, así los argentinos no pueden llegar a sus trabajos.Y a la señora de Bonafini que no se llame a silencio y organice algún acto para seguir insultando al Presidente. Desde ya, les agradezco a todos.

Carlos Bourdieu

DNI 4.359.766

Venezolana valiente

Si hay fotos que son documentos históricos, la que muestra a una mujer que enfrenta en absoluta soledad a una tanqueta de la Guardia Nacional en Caracas, durante la heroica marcha opositora del miércoles 19, con toda justicia merece esa calificación. El régimen chavista dejó de lado la simulación "democrática" y avanza sin reparos en el proceso de cubanización. Se mofa de la división de poderes, mete presos a los dirigentes de la oposición, ha logrado la triste hazaña de convertir a un país con enorme riqueza petrolera y minera en una republiqueta mendicante y asolada por la criminalidad. Todo esto ocurre mientras la clase militar y la boliburguesía no dejan de prosperar gracias a la corrupción y el narcotráfico.

Entretanto, la represión despiadada, que conmueve a todo el mundo, aquí en la Argentina no parece moverles un pelo al camporismo y a la ultraizquierda vernácula, unidos por la negación, la vocación autoritaria y el odio a la democracia.

Silvio Saks

ssaks@fibertel.com.ar

Un simple no

El viernes de la semana pasada fui a un boliche. Allí se acercó un chico y me invitó a bailar. Estaba con mis amigas, pasándola bien, y no tenía ganas, así que amablemente le dije que no. Insistió, y volví a decirle que no. Una vez más insistió, le volví a decir que no. Entonces me agarró el brazo torpemente. Mi reacción fue soltarme. El chico, enojado, me empujó, insultó y me dio unas palmaditas en el estómago. Me quedé atónita. No le bastaron tres contestaciones, todas ellas contenían un no. Sé que hay gente que, lamentablemente, se preguntará cómo estaba vestida. Porque la culpa, hoy, la tiene la víctima. "Claro, si estabas vestida de forma provocativa", "y, si salís a bailar sola con tus amigas", "qué te hacés la difícil". Lamentablemente, hoy en día no somos escuchadas, pero luchamos todos los días por serlo. Un no es un no. Y basta con decirlo una sola vez. Quiero ser libre, incluso para vestirme como quiera. Micaela, Lucía, Ángeles, Melina, todas dijeron no, y no fueron escuchadas, se sintieron con derecho sobre ellas. Fueron un objeto.

Cada vez que voy a dormir hay una chica desaparecida, y me pregunto si la próxima puedo ser yo. Hoy más que nunca está en nuestro poder hacernos respetar, por más mínima que sea la situación, no miremos para un costado. Cuidemos unas de otras, estamos juntas en esto.

Florencia Lilén Robles

DNI 40.239.611

El uso de efectivo

Para Dominic Frisby, el fin del efectivo sería desastroso para todos. En un mundo sin efectivo cada pago que se realizara sería rastreable. ¿Es bueno que los gobiernos (que no siempre son benevolentes), los bancos y los procesadores de pagos tengan acceso potencial a esa información? Esto le daría aún más poder al sector financiero, dado que los bancos y las compañías financieras relacionadas supervisarían todas las transacciones.

Como sucede con la mayoría de las cosas que el Gobierno no quiere que haga se está demonizando el efectivo. El efectivo es en gran medida anónimo y el mero hecho de que los criminales lo usen no significa que todo el efectivo sea dudoso. Cumpliendo con las obligaciones impositivas (dinero en blanco), es legal; el efectivo da independencia a sus usuarios. les permite comprar y vender y atesorar su dinero, sin depender de nadie más. Si lo desean pueden quedarse fuera del sistema financiero. Todo lo que se necesita para atesorar cualquier cantidad de efectivo es un lugar seguro donde guardarlo, mientras que el efectivo electrónico o los pagos con tarjetas de crédito necesitan de los servicios de grandes organizaciones, que ganan fortunas a costa de sus clientes.

Está claro que el efectivo es algo más que un modo de lavar dinero. Es un sistema igualitario en el que cualquiera puede participar y creo que, sin duda, vale la pena luchar por este derecho.

Ana Moreno Hueyo

DNI 3.274.978

Piquete de dos

El Jueves Santo por la noche me llamó la atención un hecho. Acompañaba una marcha por siete iglesias que hacían 150 jóvenes que participaban de la llamada Pascua Joven en el colegio Champagnat y en la parroquia San Nicolás de Bari, y que esa tarde habían visitado a ancianos y enfermos en asilos. Iban también otros jóvenes y personas mayores, sumando varios centenares de personas. Aunque eran las 23, en vísperas del feriado de Viernes Santo, y no pasaban muchos autos, cuando la marcha dobló por la calle Talcahuano desde un micrófono se recomendó a quienes caminaban subir a la vereda para no dificultar más el paso de los coches. Algo que los caminantes intentaron aunque la vereda no daba cabida a todos, porque eran cientos. Pero de todos modos quedó libre un carril para los pocos autos que pasaban. Me llamó la atención la delicadeza de ese gesto, comparándolo con lo que había visto pocos días antes al mediodía de una jornada laborable en la esquina de Paraná y Lavalle. Allí dos jóvenes con banderas rojas, escoltados por dos policías, cortaban el tránsito de la atestada Lavalle; los autos y ómnibus debían girar por Paraná en lugar de seguir. Media cuadra más allá, apenas unas veinte personas estaban reunidas ante la Cámara del Trabajo. Amablemente me permití sugerirle a uno de los jóvenes que cortaban el tránsito que como eran pocos los manifestantes bien podían dejar libre parte de la calle para que siguieran pasando los autos, sin afectar por ello la manifestación. De alguna manera reconoció que causaban una dificultad, ya que me tranquilizó diciendo que solamente iban a estar allí una hora más. Menos mal.

Jorge Rouillon

DNI 5.395.602

Correo Argentino

El Correo Argentino debería terminar con la confusión entre la correspondencia de "papeles sin valor comercial" y el sistema Puerta a puerta implementado por la AFIP para compras en el exterior. ¿Cuál es el criterio que aplica para calificar un sobre dentro del sistema Puerta a puerta? Hace unos días recibí un telegrama que indicaba que tenían en el Correo un sobre procedente del exterior, con código de origen desconocido, y que para recibirlo en mi domicilio debía ingresar al sistema de Puerta a puerta y abonar al Correo 100 pesos por la gestión a través de un pago electrónico. Como no había efectuado ninguna compra a recibir, supuse que serían papeles sin valor comercial. En el sistema de la AFIP no existe un ítem de impresos, pues éstos ingresan sin abonar impuestos y no por el sistema de Puerta a puerta. Fui al Correo y después de dos horas de cola (de pie) me informaron que debía cambiar de circuito al sistema de retiro en el Correo, en el box de la AFIP. Otra hora de cola para que llegara el empleado. A partir de las 72 horas de hecho el cambio de circuito, otras tres horas de cola. Cuando vi el sobre, éste indicaba claramente que el remitente era un hotel y en la declaración que eran "Commercial samples" que pesaban 150 gramos. Además indicaba que el sobre podía ser abierto. Supuse que serían papeles sin valor comercial.

En resumen, algo que el Correo debió haber mandado directamente a mi domicilio, me obligó a perder dos días, cada uno con tres horas de cola de pie y a pagar 100 pesos para retirarlo. De haber puesto en el telegrama el remitente del envío jamás hubiera perdido ese tiempo.

Ercilia Siciliano

DNI 4.444.269

En la Red

La entrada a los museos nacionales, gratuita

Facebook

"No estoy de acuerdo. Primero, gratis no es, porque lo paga el Estado con el dinero de los ciudadanos. Segundo, el precio de las entradas se usa para solventar los gastos del museo" - Martín Ava

"Que la educación le de al arte la importancia que tiene, y la entrada será un tema secundario"

- Graciela Vassarotto

"Debería cobrarse una suma acorde para mantenimiento del museo. En el mundo las visitas son pagas, puede haber una tarifa para jubilados, estudiantes, pero deberíamos pagar algo simbólico"

- Ana Dal

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.