Regulaciones. Comunicación: sin censura, el pluralismo sigue en disputa