Cuando el marketing reemplaza la política