De Marte a China: otra revolución cultural