Logro del primer semestre. Dejar atrás la pesada herencia del caudillismo