Desobediencia civil. Una vacuna contra el autoritarismo