EE.UU. otra vez ante el espejo del racismo