El cielo de las tejedoras

Héctor M. Guyot
Héctor M. Guyot LA NACION
(0)
4 de enero de 2018  

Crédito: Lin Haizhen / DPA

Estas cuatro mujeres, muy concentradas en los suyo, parecen estar tejiendo una red infinita. Lo que brota de sus manos laboriosas avanza sobre el mundo y lo cubre, puntada a puntada. Están envueltas en una nube ingrávida que ellas mismas han creado. Viven en su obra. Si estas mismas redes se instalaran en una galería de renombre con la luz propicia y la firma de un artista reconocido, podrían provocar la admiración del público y una venta lucrativa para un marchand de paladar exquisito que sabría adosarles el concepto adecuado. Pero estamos ante una pieza que no está destinada a perdurar, sino a cumplir una función esencial: proveer el alimento. Mañana los pescadores hundirán este cielo que rodea a las tejedoras en las aguas del Mar Amarillo, frente a las costas de la ciudad china de Rongcheng, con la esperanza de traer a tierra la pesca del día. Las mejores obras de arte son anónimas. No tienen dueño ni palabras que las traduzcan.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.