El empleo público provincial llegó a 2.380.038 puestos en 2018

Orlando J. Ferreres
Orlando J. Ferreres PARA LA NACION
(0)
11 de septiembre de 2019  • 01:16

Las provincias, sin contar el nivel nacional ni el municipal, incrementaron su empleo en 1.000.119 personas en 16 años: pasaron de 1.379.919 empleados en 2002 a 2.380.038 puestos en 2018. Estas cifras crecieron todos y cada uno de los años con Néstor y Cristina Kirchner y lo siguieron haciendo, cada año, en el gobierno de Mauricio Macri.

En las PASO 2019, los votos favorecieron al Frente de Todos, con Alberto Fernández y Cristina Kirchner, quienes ganaron dichas primarias con 16 puntos de ventaja a nivel presidencial. El incremento de la ocupación provincial entre 2002 y 2018 fue de 72,5 %, una cifra desproporcionada y, para peor, ya era alta en 2002.

¿Es lógico este incremento de ocupación provincial? Es evidente que al no haber mucho crecimiento económico, especialmente en los últimos 8 años, el incremento de la ocupación provincial solo vino a ocultar cifras de desempleo privado, las que dieron un número mucho menor que los que realmente habría correspondido. Este problema tendrá que resolverse en el futuro. El desempleo productivo es, en este año, de 10,2 % de la población activa, pero si no hubiéramos tenido estos números de empleo provincial registraría el doble de ese valor.

¿Cómo haremos para resolver este problema? Es una cuestión que también nos planteamos en 1989 y fue resuelta por tratamiento de shock, de una sola vez. Por lo tanto, los que vinieron después se encontraron con una mejor situación, que dio base para un período de estabilidad de precios y crecimiento económico. Este período de estabilidad no fue logrado por Fernando de La Rúa, quien perdió el poder en diciembre de 2001.

Si bien, como decisión, el tema puede resolverse de una sola vez, después hay que seguir ejecutando cada ejercicio en el mismo sentido, hasta completar el esquema. En los últimos 16 años, la situación ha tendido al aumento de la cantidad de empleados provinciales y no a su reducción, como hubiera debido ser la tendencia, según nuestro entender.

Por lo tanto, las dificultades serán graves y la inclinación, entendemos, tendrá que ser a la reducción, aunque esto tiene el problema de que los empleados provinciales que van reduciéndose aparecerían como desempleados.

¿Cómo se puede evitar este efecto tras la baja de la ocupación provincial? Se requiere inversión para incrementar el empleo productivo. ¿Por qué no hubo inversión significativa en la época de Macri o Cristina? Esto fue como consecuencia de los altos impuestos y cargas sociales que recaen sobre las empresas si se instalan aquí. Estos impuestos y cargas sociales frenan las corrientes de inversión hacia nuestro país. Y no sólo son altos los impuestos sino que se cobran impuestos sobre la inflación, pues no se pueden ajustar los balances ni los precios de origen de los precios de los activos reales por la inflación. En definitiva, con menores impuestos y menores cargas sociales se podría bajar la pobreza y el desempleo en nuestra Argentina, pero es un proceso lento que requiere mucha coordinación para funcionar adecuadamente.

Entonces ¿qué requerimos? Menores impuestos y cargas sociales para facilitar el empleo en relación a la población activa, además de otros reajustes macroeconómicos. No es una tarea fácil, pues requiere mucha credibilidad y muy buena reputación para poder hacerla. No será una tarea fácil para el responsable del país a partir del 10 de diciembre de 2019.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.