El fin de la épica, ¿el fin del relato?