El gran desafío: Cristina frente a los periodistas

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
19 de mayo de 2012  

Ya está. Cristina ha decidido enfrentar a la prensa y contestar todas sus preguntas. No quiero quitarme méritos (venía insistiéndole hace años en que debía hacerlo), pero se convenció después de escuchar las preguntas que grandes figuras del periodismo quieren hacerle. Ninguna le pareció terrible. Hasta sospecha que es una trampa: que si convocara a una conferencia de prensa, las cosas que le plantearían serían mucho más complicadas. Por ejemplo, sufre con la idea de que se levanta un tipo y le dice: ¿Por qué su gobierno es el único en la historia que prohibió las ruedas de prensa de funcionarios? ¿Por qué no da entrevistas? ¿Tiene miedo? ¿Tiene algo que ocultar?

Esta semana me llamaron de la Casa Rosada para que vaya preparando un simulacro de conferencia de prensa, con la idea de convocar a los medios apenas la señora vuelva de Angola. Dejaron todo en mis manos: el lugar, la fecha, la hora, la escenografía y los invitados.

¡Lo que disfruté con este ejercicio! Todo lo que se me ocurrió me pareció ingenioso. Propuse hacerla en Olivos a las 8 de la mañana (a esa hora, los que trabajamos en diarios estamos dormidos), que por cada periodista de medios hegemónicos haya cinco de los medios nuestros, llenar el salón con militantes de La Cámpora que chiflen las preguntas incómodas y aplaudan las respuestas, y poner de coordinador, con precisas instrucciones, al vocero Scoccimarro (entre otras cosas, para que a fin de mes no se le caiga la cara al cobrar su sueldo).

Imaginarme las preguntas de mis colegas fue lo más fácil, y esbozar las respuestas que debía dar ella, lo más divertido. Fíjense cómo me quedó.

-Señora, ¿cómo es que usted y su marido llegaron a la Presidencia con 7 millones de pesos y ahora su fortuna llega a los 70 millones?

-Gracias por la pregunta, porque me permite recordar que también en eso éramos una pareja que se complementaba muy bien: El, un lince para las inversiones, y yo, alguien que gasta poco y nada. Fuimos un himno al ahorro, y además nuestra familia es una expresión del espectacular crecimiento que ha tenido el PBI en estos años. Todos los argentinos somos hoy infinitamente más ricos. De hecho [se pone los anteojos y lee un papel que acaban de pasarle], de la AFIP me dicen que usted, Menganito, el mes pasado se compró un 0 kilómetro y que este año lleva comprados 5000 dólares.

-Ustedes dicen que Boudou es inocente en la causa Ciccone, pero echaron al procurador Righi, después hicieron echar de la causa al juez Rafecas y ahora acaban de hacerlo echar al fiscal Rívolo.

-Sí, y no sabe cuánto los echo de menos. Pero los caminos de la Justicia son como los de Dios: inescrutables. Y no me corresponde a mí inmiscuirme en la vida del Poder Judicial. Saben que odio hacer eso. Yo confío en que, más allá de los nombres, se avanzará hacia el total esclarecimiento del caso, y que al final de la investigación quedará sin mancha alguna el buen nombre y honor de la familia Ciccone.

-Retomo la pregunta de mi colega. ¿Cómo es que Vandenbroele vivía en el departamento de Boudou y le pagaba las expensas y la TV por cable, y Boudou dice que no lo conoce?

-Es un caso parecido al de Zaffaroni: pobre Amado, ha ido comprando departamentos y no sabe a quién se los alquila. Pero vuelvo sobre algo que ya dije. Boudou no tenía un peso y fíjese cómo su crecimiento personal también ha estado atado al fenomenal crecimiento del PBI. Una persona que en tan poco tiempo ha progresado tanto merecía ser ministro de Economía y vicepresidente. Ahora quiero pedirle que se haga cargo de Ciccone, y así de paso tiene oportunidad de conocerlo a Vandenbroele.

-Señora, por el cierre de importaciones nos estamos peleando con Brasil, con Chile, con Uruguay, con Estados Unidos, con la Unión Europea?

-Pero estamos muy bien con Angola. Acabo de comprobarlo. Angola es el futuro. La historia argentina se va a dividir en antes y después de Angola.

-¿Qué nos dice de la corrida en la City y de que no se puede comprar un solo dólar en el mercado oficial?

-No es cierto: yo quise comprar dos millones y no tuve ningún problema.

-¿Qué nos dice de la inflación, la inseguridad, la droga?

-Que están atadas al crecimiento del PBI.

-¿Qué nos dice de los salarios?

-Estamos consiguiendo que no se desaten.

-¿Cómo puede ser que usted elogió hace poco más de un año a YPF y después dijo que era un desastre y la expropió?

-Es que antes sólo veía 6,7,8 y leía Tiempo Argentino.

-¿Por qué llama "sintonía fina" lo que es un verdadero tarifazo?

-¿Tarifazo? Ya van a ver cuando venga la sintonía gruesa.

-¿Por qué da tantos discursos?

-Le contesto con una broma que me hacía Néstor: "Cris, es preferible que hables más y gobiernes menos".

-¿Por qué recién ahora acepta una conferencia de prensa?

-Le contesto con una broma que me hace Máximo: "Mamá, es preferible que hables menos y gobiernes más".

La señora llegó de Angola, vio mi simulacro de conferencia de prensa y ordenó. "Este Roberts ya me hartó. Tráiganlo a Pablo Sirvén: quiero pedirle otra prueba de amor".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.